Haciéndose pasar por un “alto ejecutivo de una empresa minera”, el individuo ofreció camionetas a un costo “muy menor” comparado a lo que se encuentra en el mercado formal. Las máquinas nunca llegaron a manos de quienes efectuaron los depósitos, que en conjunto superan los 70 millones de pesosArraigo nacional y firma quincenal en el respectivo tribunal son las medidas cautelares que deberá cumplir un sujeto a quien se le sindica como el autor de una millonaria estafa, cuyas víctimas se concentran en la ciudad de Molina.

El caso tiene su origen luego de una serie de denuncias que fueron ingresadas durante el pasado mes de abril en las oficinas de la Policía de investigaciones (PDI) de Molina, las que daban cuenta del accionar de un sujeto que, haciéndose pasar por un “alto ejecutivo de una empresa minera del norte de Chile”, ofreció camionetas a un costo “muy menor” en comparación al mercado formal, esto por una supuesta “renovación de material”.

Con aquella promesa, las víctimas depositaron en una de las cuentas corrientes del sujeto, montos que comenzaban en los tres millones y medio de pesos. A fin de generar “confianza” entre los interesados, el individuo “utilizó” a una contadora, quien desconocía que en realidad, a la postre, estaba “colaborando” con otra variante del denominado “Cuento del Tío”. Por lo mismo, varios de sus clientes recibieron el “dato” sobre tal “negocio”.

El problema se suscitó cuando los compradores vieron cómo se dilataba la “entrega” del vehículo, sin obtener mayor respuesta. Según lo manifestado por el Subcomisario de la PDI de Molina, Erik Espinoza, existen antecedentes de que el individuo logró estafar al menos a 12 personas, 11 de ellas oriundas de Molina y una de Rancagua, entre diciembre de 2016 hasta mayo recién pasado.

Con tales antecedentes, detectives procedieron a detener a Patricio Óscar Fuentes Baltierra, quien registraba domicilio en la ciudad de San Fernando. Sumando los montos involucrados, Espinoza indicó que se estaría frente a un desfalco que supera los 70 millones de pesos.

 

DESAZÓN

Por el delito de estafa reiterada, ayer el Juzgado de Garantía de Molina imputó cargos sobre la figura del citado sujeto, quien según recalcó el fiscal (s) Marcelo Garrido, no contaba con antecedentes en su “extracto de filiación”.

Bajo tal contexto, el Ministerio Público solicitó medidas cautelares “menos gravosas”, generando la “desazón” en varias de las personas afectadas, quienes estuvieron presentes en el desarrollo de la audiencia de formalización.

Viviana Belmar, fue una de ellas, asegurando que nunca sospecharon que en el fondo estaban frente a un embaucador. “Se veía buena persona el tipo, pero desde diciembre que nos empezó a tramitar, que nos iba a entregar la camioneta, nos hacía esperar, que venían del norte, que ya estaban acá, que estaban en una bodega y al final nunca llegó nada”, dijo.

Otra “promesa” que el individuo también formuló, en algunos casos, era que aparte de la venta de un vehículo, aseguraba tener el contacto de otra persona, quien les compraría la máquina, obviamente a un precio mayor. “Este tipo queda libre, va a ir a otro lado y las platas de nosotros, ni siquiera nos devuelve 100 pesos. Este tipo se va a seguir riendo de nosotros y quizás de cuántos más”, acotó Belmar.

 

CUENTAS

IDENTIFICADAS

Respecto a la ubicación del dinero, el fiscal Garrido indicó que según datos preliminares de la investigación, estaría “bajo resguardo del imputado” en un par de cuentas corrientes, las cuales se encontrarían “absolutamente identificadas”. En tal contexto, recomendó a las víctimas que “se acerquen a abogados” a fin de que puedan presentar querellas, acción que les permitiría optar a “resarcirse del daño generado”.

De paso recalcó que las medidas cautelares que solicitó “se ajustan a derecho”, considerando la pena asignada al delito (estafa) y que el ahora imputado “no tiene antecedentes prontuariales, ni otras causas vigentes”. Por lo mismo no solicitó la medida cautelar más gravosa como lo es la prisión preventiva.

En definitiva, previo al término de la audiencia, el citado tribunal fijó un plazo de investigación para la causa de cuatro meses, por lo que el imputado recuperó su libertad.

Fuente: Diario El Centro

Comentarios