Emmelyn Canales, la menor de 11 años presuntamente secuestrada por una semana en Licantén, prestó declaración a la Fiscalía este domingo tras ser hallada ayer sábado con vida y sin lesiones luego de mantenerse extraviada por una semana.

La diligencia se vislumbra clave para la formalización del único imputado en el caso, José Navarro, quien es apuntado como su presunto captor.

La menor se encuentra aún internada en el Hospital de Curicó a la espera de nuevos peritajes, por lo que prestó declaración en el mismo recinto asistencial, hasta donde llegó el fiscal regional del Maule, Mauricio Richards, junto a efectivos de la PDI, entre los que se contó un psicólogo.

Sin duda, su relato es de suma importancia para contrastar otras declaraciones e imputar el delito de sustracción de menores.

Eso sí, con anterioridad el persecutor no descartó que incluso esta diligencia pudiese favorecer a Navarro, ya que una de las presunciones apunta a que la niña posiblemente no se mantuvo secuestrada, sino que bajo su voluntad.

 

Olga Navarro, hermana de José Navarro, consultada sobre la relación que habrían sostenido ambos, aseguró que se trata de un vínculo de protección y no amoroso.

 

En ese contexto, y ante el entorno de vulnerabilidad en que se encuentra la menor, el Sename analiza la posibilidad de enviar a Emmelyn a un centro de la institución en la zona.

uición que pretende el padre de Emmelyn, Cristián Canales.

Por su parte, la Fiscalía continúa tomando declaraciones a familiares de la víctima y el imputado, cuyos antecedentes que serán aportados en la audiencia de formalización fijada para este martes 13 a las 15:00 horas, donde también analizan pedir la ampliación de los 10 días de secreto de la investigación decretada por la justicia.

Paralelamente, José Navarro ya pasó su primera noche en el Complejo Penitenciario de Rancagua, donde permanece aislado y bajo estrictas medidas de seguridad.

 

Comentarios