Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Así lo afirmó Omar Gutiérrez, Director de Serviu Maule, pues diversifica opciones para quienes no buscan la propiedad de la vivienda como su objetivo final.

El director de Serviu Maule dijo que la iniciativa de la municipalidad de Recoleta para construir departamentos y arrendarlos, forma parte del necesario perfeccionamiento en la política habitacional chilena.

“Esto está en sintonía con la evolución de la política habitacional. Ya en el mes de octubre del año recién pasado se lanzó el primer programa piloto por parte del Ministerio de Vivienda para financiar construcción de viviendas para arrendamiento. El apoyo otorgado se hace a través de dos vías: un subsidio base y un crédito blando para la constructora que, asociada con una organización sin fines de lucro, fueron seleccionadas en el llamado nacional que se hizo”, explicó Omar Gutiérrez.

Agregó que si bien la idea de Recoleta se presenta como innovadora, no es una iniciativa nueva. La tendencia a nivel mundial es diversificar las opciones para que las familias accedan a una vivienda.

“Hay países donde el arrendamiento es parte importante del grueso de los recursos que se invierten en la solución del déficit habitacional por parte del Estado. El tema es cómo y aquí lo que estamos haciendo es que entidades sin fines de lucro puedan desarrollar proyectos que tienen un financiamiento. La condición que pone el Minvu es que esas viviendas las puedan ocupar aquellas personas que hayan sido sujetas de un proceso de selección objetivo, vale decir, que hayan postulado y obtenido el subsidio de arriendo”.

La autoridad señaló que el Estado de Chile no debe quedar fuera de esta tendencia que ha dado buenos resultados porque flexibiliza opciones que tienen las familias para enfrentar, por ejemplo, el hacinamiento en que viven.

“El Estado no debe quedarse atrás en cómo se plantea la evolución del problema habitacional. Chile es uno de los pocos países que tenía como único norte la propiedad de la vivienda. Casi todas sus líneas programáticas estaban orientadas a aquello. Tenemos, por ejemplo, adultos mayores cuyo objetivo no es ahorrar para comprar una vivienda sino que vivir dignamente, tenemos población migrante y profesionales jóvenes que se mueve por el país en busca de sus proyectos de vida. Pero además existen personas que requieren una transición para ahorrar para la vivienda”.

En la zona, la cooperativa de viviendas Conavicoop postuló la construcción para arriendo de 6 viviendas en dos proyectos habitacionales actualmente en obras, que serán puestas a disposición de quienes hayan obtenido el subsidio de arriendo del Minvu, destacó Omar Gutiérrez.

“Lo que estamos haciendo es iniciar una alternativa más. ¿Esto es una competencia para la política habitacional? No, es una diversificación para aquellos segmentos que no buscan la propiedad de la vivienda necesariamente como objetivo final. Hasta hace poco el Estado no estaba entregando una solución a aquellas personas. No se trata de reemplazar la política habitacional y que el concepto de ‘inmobiliaria popular’ sea la (única) alternativa, sino que es una más dentro del abanico de posibilidades que tienen los sectores carentes de vivienda para dar solución a su problema”.

Serviu Maule informó que estará recibiendo postulaciones al subsidio de arriendo por parte de familias vulnerables, sectores medios y adultos mayores hasta el 16 de abril próximo.

Comentarios