“Más ordinario que el collage que le regalaron a Miguel Bosé”, fue una de las frases que marcaron su rutina

Stefan Kramer comenzó su presentación en la versión número 59 del Festival de Viña del Mar con un video, fiel a su estilo, caracterizando a Piñera, quien lo llevó en helicóptero Uber a la Quinta Vergara. El humorista conversa un rato con el mandatario y termina tirándose desde el aire para caer en el escenario y bailar con un grupo de sus dobles.

Su rutina inició contando la historia de cómo se fue a Miami a internacionalizar su carrera, imitando al “Chino” Ríos, Leonardo Farkas, Beatriz Sánchez y Fernando Farias, entre otros. Las carcajadas y los aplausos rápidamente se apoderaron del espectáculo del chileno que entró con algo de nervios, ya que su participación vino luego de Jamiroquai, a quien el público no quería despedir. Por eso pifiaron un par de minutos en comerciales.

Una trama rápida, con hartos “famosos” y un poco de baile y canto, lo justo y necesario para que el público no se aburriera en esos momentos, tal como pasó con Bombo Fica y Mariela Montero. Un show basado en “Súper Papá”, espectáculo que el comediante presentó durante todo el 2017 con gran éxito a lo largo del país.

También mostró algunas de sus nuevas imitaciones y no perdonó a nadie. Desde Sergio Lagos y su paternidad hasta el collage que la organización le entregó el martes a Miguel Bosé. Por ejemplo, “más ordinario que el collage que le regalaron a Miguel Bosé”, fue una de las frases que marcaron su rutina.

A la larga, se transformó en el show humorístico más exitoso en lo que va de esta nueva versión del “festival de los festivales”, llevándose ambas gaviotas.

Así quedó demostrado también en la transmisión televisiva de CHV, donde Kramer logró un peak de sintonía de 46 puntos de rating, el más alto de este 2018.

Comentarios