Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El humorista Iván Arenas estuvo en el Ciudadano ADN hablando sobre el cambio de mando y del momento en que Sebastián Piñera le pidió ser alcalde de Rancagua.

“Me llamó Piñera y me tuvo en su oficina hace ocho o doce años, cuando era Presidente para ofrecerme que sea alcalde de Rancagua. Yo le dije que era independiente, pero ellos me dijeron que me veían la gestión de la campaña”, contó el “Profesor Rossa”.

“Yo voy a pegar círculos rosados para que la gente se pregunte qué es esto, sin poner nombres y nada. Que la gente se enteré después”, dijo sobre lo que haría él como candidato.

Además, aseguró que no vota porque no conoce bien a los candidatos, que es más del tipo de ir a hablar con ellos, pero sabe que eso es más complejo, afirmando también que nunca va a votar.

La principal razón por la que no cumple con su deber cívico es que “no cree en lo que prometen los candidatos”, ya que no “sacamos nada preguntándonos sobre lo que pasó con tal cosa porque nunca cumplen. “Mamarme” todo eso me da rabia, porque es un compromiso con el país”, sostuvo.

También reveló que alguna vez hubo un candidato de su agrado. “Por conocimiento, lectura y análisis mi favorito fue Alessandri padre”, agregando que “eran otros tiempos”.

Sin embargo, la política para Iván Arenas es un tema complicado. Cuando era niño su padre pertenecía al Partido Liberal, asegurando que en ese momento “lo recagaron”, provocando que nunca se interesara en militar.

“Mi papá nos dijo a mi hermano y a mí ‘nunca se metan en un partido’ y así fue”, recordó el humorista.

Tras eso “se hizo un análisis casero sobre el tema y nos dimos cuenta que la política era muy sucia”, contó el comediante, y es lo que sigue pensando hasta el día de hoy.

Comentarios