Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Stephen Hawking sufría de una enfermedad motoneuronal relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Sus familiares informaron de su deceso, este martes (miércoles en Reino Unido). Hawking tenía 76 años.

“Estamos profundamente entristecidos porque nuestro querido padre haya fallecido hoy”, declararon los hijos del profesor Hawking, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado publicado por la agencia británica Press Association. “Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán muchos años”, agregaron.

El físico murió en su casa de Cambridge, Inglaterra. El británico nació el 8 de enero de 1942 en Oxford. Su trabajo en la física moldeó la cosmología moderna.

La película “La teoría del todo”, narró la historia del físico, en especial, rememora el instante, hace 52 años, cuando un médico británico le dijo a Hawking que padecía el síndrome de la neurona motora (esclerosis lateral amiotrófica o enfermedad de Gehrig) y no viviría más allá de dos años.

Sin embargo, Hawking desafió las predicciones de los médicos, que apuntaban que solo viviría unos años después de que le diagnosticaran una forma atípica de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que ataca a las neuronas motoras encargadas de controlar los movimientos voluntarios y que lo dejó en silla de ruedas.

“Su valentía y persistencia con su brillantez y su humor inspiró a gente de todo el mundo”, indicó la familia. “Le extrañaremos siempre”.

Hawking estuvo casado con Jane Wilde. Tuvo tres hijos Robert, Lucy y Timothy. En el libro “Breve historia de mi vida”, narró sus memorias. La difícil vida de un hombre que llegó a ser un respetado científico en su campo y posiblemente el divulgador de la ciencia más célebre junto a Carl Sagan con la dificultad añadida de luchar con una dolencia que día a día fue sus músculos.

También contó que conoció “ a los presidentes de Corea del Sur, China, India, Irlanda, Chile y EEUU. He dado una conferencia en el Gran Salón del Pueblo de Pekín y en la Casa Blanca. He estado bajo el mar en un submarino, en un globo aerostático y en un vuelo con gravedad cero, y tengo reserva para viajar al espacio con Virgin Galactic”.

Aunque conoció a los papas Pablo VI y Francisco siempre expresó su idea de que no hace falta un dios para explicar nada de lo que sucede en el universo, ni siquiera su orígen.

El físico se dedicó a estudiar el origen del universo y el comportamiento de uno de los objetos más desconocidos y violentos dentro de él: los agujeros negros.

Comentarios