Sebastián Piñera defendió la designación de su hermano Pablo como embajador en Argentina, y descartó que se trate de nepotismo.

“Yo quiero decirles a mis compatriotas que aquí no ha habido ningún acto de nepotismo. Yo no he nombrado a Pablo Piñera embajador por ser mi hermano. Lo he nombrado porque estoy convencido que reúne todos los requisitos”, dijo el presidente.

Según el mandatario, su decisión estuvo basada “en tener al mejor embajador posible para fortalecer las relaciones con Argentina y pensando única y exclusivamente en el interés de Chile”.

Piñera destacó que su hermano ya ha ocupado cargos públicos durante las administraciones de la centro-izquierda.

“Pero además de ese conocimiento, era importante que tuviera una sólida formación académica y profesional y conocimiento de Argentina, y por supuesto, la confianza de éste presidente. Por eso llegué al convencimiento que, al margen de que fuera mi hermano, Pablo Piñera reunía todas estas condiciones y no soy el único que lo cree”, dijo.

Comentarios