Tras cuatro días de juicio la fiscalía de Parral logró acreditar ante el Tribunal de Juicio Oral que Carolina Andrea Inostroza Ferrada de 25 años, fue la responsable de la muerte de su hija Emma de tan sólo 5 meses.

Los hechos ocurrieron en mayo del año pasado al interior del inmueble de la propia mujer donde, según los antecedentes recopilados por el Ministerio Público,  la menor fue objeto de maltrato infantil.  La mujer procedió a comprimir el cráneo de la menor con sus manos, provocándole un trauma encéfalo craneano, con fractura del mismo y un hematoma subdural, además la sacudió en forma reiterada y bruscamente.  La pequeña fue llevada por la propia mujer hasta el hospital de la comuna la que finalmente fue derivada de urgencia hasta el Hospital Regional donde, a pesar de los esfuerzos médicos, perdió la vida.

El fiscal jefe de la comuna Nelson Riquelme a cargo de la investigación señaló que “la doctora entrevista a la madre quien le señala que la menor se había pegado con el borde de una cuna, lo cual a la doctora le parece que no es compatible el relato de la madre con la gravedad de las lesiones que presentaba la menor en el cráneo y por lo cual se inicia la investigación que logró determinar que la menor de cinco meses de edad había sido objeto de una comprensión por parte de su madre y también había sufrido el síndrome de niño sacudido”.

Ante estos hechos el ente persecutor decidió acusar a la mujer por el delito de parricidio. Los argumentos presentados ante el tribunal fueron tan contundes que finalmente el tribunal acogió los argumentos y dispuso que se condena a Carolina Inostroza Ferrada a la pena de presidio perpetuo simple, es decir, que deberá pasar toda su vida tras las rejas, pudiendo sólo una vez cumplidos los 20 años de cárcel tener la posibilidad de optar a un beneficio intrapenitenciario.

Comentarios