Esta vez los cánticos no fueron alegres. El tradicional grito de guerra “Curi Curi”, sirvió entre lágrimas para dar el último adiós a la joven jugadora de provincial Curicó Unido, Lucia Veliz Silva, quien a los 18 años de edad dejara de existir a causa de una fulminante y grave enfermedad que la afectó en el último par de meses de vida.
Fue en el estadio La Granja, frente a la cancha principal del recinto deportivo hasta donde fueron trasladados los restos mortales de la deportista, perteneciente al sector de La Isla de la comuna de Sagrada Familia. Desde esa localidad viajaba casi todos los días a las prácticas y partidos de la rama femenina del Provincial Curicó Unido.

DOLORES
Destacaba en el grupo, por su ascendencia y liderazgo, cualidades que la había hecho acreedora de la cinta de capitana del equipo. Fue hace unos 45 días que en el laboratorio albirrojo de Santa Cristina, en el sector La Obra de Curicó, y tras los entrenamientos Lucia sintió dolores que inicialmente fueron atribuidos a la actividad física realizada.
Esos malestares en los días siguientes se acentuaron, por lo que rápidamente fue sometida a análisis, los cuales sorpresivamente evidenciaron que la joven, estudiante de la carrera de Auditoria en la Universidad Católica del Maule, poseía un tumor en la zona de caderas. Los exámenes mostraron además que este cáncer se propagaba con suma velocidad.

GARRA Y FUERZA
“Todo fue muy rápido, repentino, no nos esperábamos este desenlace”, dijo Freddy Palma, presidente albirrojo, añadiendo “que se va una chica que se identificó mucho con la institución, muy alegre, apasionada, que amaba el futbol, y que amaba la institución de Curicó Unido, sin duda que es una pérdida tremenda para todos”.
En la gradas ayer unas 700 personas lloraban su fallecimiento, entre ellas sus compañeras de equipo, quienes en la despedida, expresaron “que a ella poco le interesaba que le mostraran una tarjeta, o lo que le gritaran desde la galería, lo que le importaba era jugar fútbol, también hay que destacar su entusiasmo, esfuerzo, garra, fuerza que ponía en la pelea que dio”

LA NÚMERO 12
“Queremos recordar a Lucia como la persona que era, y lo que dejó en cada uno de los que estamos aquí; sabemos que la vida es injusta, y esta no es la excepción, pero siempre estarás en nuestros corazones, y también en cada uno de nuestros próximos partidos como la jugadora 12 en el campo de juego, nuestra capitana estará presente ahora y siempre, gracias por todo capitana”.
Tras ello, los restos de Lucia Veliz, cruzaron la calle, desde el Estadio La Granja al Cementerio Parque del Recuerdo, donde en medio de la tristeza, recibieron cristiana sepultura.

Fuente: Diario El Centro

Comentarios