Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Luego que la totalidad de los obispos del país presentara su renuncia ante el papa Francisco, posterior a su encuentro con él, en el Vaticano, este viernes surgen fuertes especulaciones respecto a la primera decisión que tomará el santo padre y que tendría relación con aceptar la dimisión de monseñor Juan Barros, actual encargado diocesano de Osorno.

Según lo informado por La Tercera, el Papa ya había anunciado medidas de corto, mediano y largo plazo, las cuales apuntan a “restablecer la comunión eclesial en Chile, para reparar, en lo posible, el escándalo y restablecer la justicia”.

Es más, La Tercera señala que, según fuentes de la iglesia, cualquier determinación se podría estar tomando antes de la nueva misión que monseñor Charles Scicluna y el sacerdote Jordi Bertomeu sostendrán en la diócesis del sur del país, entre el 12 y el 19 de este mes.

“Esta decisión tiene que ver con la mala evaluación que habría en el Vaticano respecto de cómo se han manejado los obispos en todo este episodio”, se comentó, fundamentalmente después de su encuentro con el papa en el Vaticano, ocurrido a mediados de mayo.

La expectación es tal que, incluso, el padre Pedro Kliegel, uno de los opositores a Barros en la diócesis osornina, estaría preparando una “misa de la reconciliación”, celebración que igualmente causa resquemores en la comunidad eclesial, al no estar todos en contra de la labor de Juan Barros.

Pero la salida de Barros no sería la única. La Tercera menciona también que el Vaticano también aceptaría la salida de los obispos de Talca, Horacio Valenzuela, y Linares, Tomislav Koljatic, ambos apuntados como cercanos al ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima, al igual que Barros y el obispo auxiliar de Santiago, Andrés Arteaga.

Finalmente, el impreso, la llegada de Scicluna y Bertomeu supone también el anuncio de otras medidas adoptadas por el papa Francisco.

PURANOTICIA / ATON

Comentarios