Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Días atrás, familiares y allegados aseguraron que la menor de nueve años no fue atendida en un centro asistencial de Sarmiento, comuna de Curicó, por presuntamente no tener RUT.

Días oscuros vive la familia Almarza Cohen que en estas últimas semanas esperaba un milagro de Dios para que la pequeña Valeria se recuperara de una grave complicación que sufrió tras ser presuntamente diagnosticada con Meningitis Neumocócica.

Como publicó Diario El Centro, días atrás, la familia denunció una posible falta de atención en un centro asistencial de Sarmiento, comuna de Curicó, por presuntamente no tener RUT. Este testimonio lo sostiene su madre y otros allegados.

Si bien la pequeña Valeria padecía de Hepatitis autoinmune y Púrpura trombocitopénica desde hace años, esta enfermedad no representó alguna complicación para la menor durante los tres primeros meses de ella y su madre tras llegar desde Venezuela.
Sin embargo, la salud de Almarza Cohen fue debilitándose pese a los esfuerzos médicos del personal del Hospital de Talca. La niña luchaba por recuperarse pero no resistió más y dejó de respirar ayer miércoles a las 12:00 horas.

SE QUEDARÁ
Según informó, Mauricio Valiente, vicepresidente de la corporación Humanitar Miradas Migrantes quien acompañó a la familia desde su llegada a la capital maulina, el cuerpo de la niña fue trasladado a la provincia de Curicó donde hoy se realizarán sus funerales.

Informó que este jueves a las 16:00 horas se realizará una misa en la Iglesia del Rosario en la comuna de Curicó, al término se desarrollará el cortejo fúnebre hasta el cementerio de la localidad, donde permanecerá el cuerpo de la venezolana debido a que su mamá continuará viviendo allí y en vida la pequeña expresó que este país “era como un paraíso”.

“Sus padres decidieron que ella se va a quedar en Chile porque su madre se va a quedar en Chile, debido a que la niña cuando llegó acá se sentía muy feliz porque lo que había encontrado acá era como un paraíso y a ella le gustaba vivir acá. Su madre consideró esos deseos y decidió dejarla acá”, declaró Valiente.

APOYO
El vicepresidente de la corporación Humanitar Miradas Migrantes, precisó que el apoyo de la municipalidad de Curicó, la gobernación e intendencia de la Región del Maule ha sido importante en estos duros momentos.

“Todos los trámites, toda la situación contractual, el traslado lo han asumido estas entidades de las cuales estamos realmente agradecidos, así como la atención que se le brindó en el hospital a Valeria. Hubo una calidez humana para los padres y los familiares increíbles”, comentó.

PREOCUPACIÓN
No obstante las dudas siguen, pese a algunos comunicados en los que desde el departamento de Salud de Curicó aseguran que la niña si fue atendida. La familia continúa sosteniendo que si la pequeña Valeria hubiese sido evaluada a tiempo las circunstancias podrían haber sido diferentes.

“Una vez con más calma, evidentemente tanto los padres, familiares, como instituciones como la nuestra, nos gustaría tener una respuesta y aclarar la situación. En ese sentido, seguramente nos vamos a dedicar a contactar a las autoridades y tratar de esclarecer esta denuncia que hace la madre y familiares directos en cuanto a que no recibieron una atención oportuna en un CESFAM de Sarmiento”, sostuvo Valiente.

Como autoridad de una institución de apoyo a migrantes, opinó al respecto, “tenemos muchos testimonios de migrantes que la atención realmente es arbitraria, depende de la autoridad, del centro médico, de salud, de las personas que están atendiendo en la ventanilla. No hay un criterio único y en ese sentido lo que nosotros quisiéramos es que existiera de parte de las máximas autoridades una sensibilización hacia el tema”.

Fuente: Diario El Centro

Comentarios