Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El club de fútbol talquino recuperó dos copas alcanzadas en 1988 y 1993, las cuales estaban siendo comercializadas a través de las redes sociales. El propietario insta a entregar otras copas que pudieran estar perdidas.

Galardones de la selección de Rangers fueron puestos en venta a través de las redes sociales, hecho que disparó las alarmas de la dirigencia de esta institución por tratarse de activos de relevancia para este club de fútbol.

Así lo dio a conocer Felipe Muñoz, propietario del equipo talquino, quien relató que le hicieron saber que uno de los momentos sublimes de dicho club estaba siendo ofertado en la red de redes, poniéndole el precio de unos 80 mil pesos al trofeo que los acreditaba como campeones de la otrora “Segunda División”.

El empresario anunció casi de inmediato que iniciarían acciones judiciales mediante una denuncia en la PDI por el delito de receptación, certificando que ambos trofeos son propiedad del club deportivo, lo cual hace constar en las escrituras de este patrimonio tangible en cada una de sus transacciones comerciales.

El pronunciamiento oportuno de la dirigencia de Rangers fungió como un llamado a la prudencia para el negociante digital de la copa que fue levantada por los ranguerinos, proponiéndole al propietario la entrega no solo de este triunfo extraviado, sino del galardón conseguido en la edición de 1988 de esta misma competición por dicho club.

La persona que se comunicó con miembros que integran la barra de la filial de Santiago de este club se identificó como uno de los familiares del mercader de los trofeos ganados por el club de futbol talquino, quien impuso sus condiciones para la entrega de las copas, no sin antes aclarar que estas habían sido adquiridas mediante una compra en una feria de las pulgas, según declaró Marco Villaseca, coordinador deportivo de Rangers.

Las condiciones para la devolución de la copa se sustentaban en poder conservar el anonimato de las terceras personas implicadas en este acto de “buena voluntad”, exigiendo que en la entrega no podía estar presente ningún funcionario o dirigente del club, dejando como opción un aficionado de la institución deportiva, hecho que tuvo lugar en Santiago, de donde se estaban comercializando, aunque las copas a la hora de esta negociación estaba físicamente en Talca, según afirmaciones de Felipe Muñoz.

Fue así como en horas de la mañana de este jueves, a una de las dependencias de la institución deportiva le devolvieron las glorias vividas esculpidas en bronce a una de las dependencias de la institución deportiva, copas que fueron recepcionada por Marco Villaseca.
El coordinador deportivo del club aseguró que desde la institución no se tenia conocimiento de la ausencia de tales galardones, los cuales quedaron en el olvido a causa de los diferentes crisis económicas y traspasos de propietarios de este equipo.

“No sabemos cuándo se extraviaron porque hemos tenido cambios de dueño, cambios de oficina y son muchos lugares donde hemos estado desde el año 2008, con la quiebra, por ahí se llevaron las copas para guardarlas y yo creo que en ese transcurso han ido quedando copas en distintas partes”, testimoniaba Villaseca, quien aseguró que el descontrol de los activos tangibles en periodos anteriores del club fue la supuesta causa del extravío de estos trofeos.

En tal sentido, Felipe Muñoz hizo un llamado a cualquier persona que conserve algún lauro que pertenezca al club a que el mismo sea devuelto, pues ningún motivo les da derecho a sentirlos de su propiedad.

El potentado anunció que dicha situación los convocó a realizar un inventario de estos trofeos, los cuales son parte de la historia de Rangers, instando que de buena fe sean devueltos aquellos que aún se encuentren en manos ajenas.

“Nosotros terminada esta convocatoria de buena fe haremos una denuncia en la PDI indicando que todos los trofeos copas o reconocimientos que le faltan a Ranguers y que forman parte de su patrimonio”, advirtió el propietario.

Fuente: Diario El Centro

Comentarios