Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

“Como a las siete de la tarde, entró una persona a asaltar con un arma a nuestro local. Allí estuvo largo rato, donde amedrentó bastante a la niña que estaba atendiendo. La mantuvo siempre bajo amenazas. Afectó tanto a la chica que hoy no pudo venir a trabajar, porque está muy afectada. Tuvimos que cerrar”.

En estos términos, Linder Donoso, uno de los propietarios del local “Zahira Boutique” ubicado en calle 2 Norte, entre 6 y 7 Oriente, relató los momentos de terror que se vivieron en la tienda que administra junto a su esposa, cuando un peligroso delincuente entró a robar portando un arma que aparentaba ser de verdad.

Según antecedentes policiales, los graves hechos ocurrieron pasadas las siete de la tarde del lunes. El jefe de la Tercera Comisaría de Carabineros, mayor Francisco Painepan, explicó que en esos momentos un sujeto desconocido -que trató de ocultar su rostro con la capucha de un polerón- utilizó dicha arma de fogueo para amenazar de muerte a la locataria. Así se apoderó de 14 mil pesos en dinero en efectivo, además de otras especies de valor.

 

25 DETENCIONES
El mayor Painepan explicó que según el relato de la víctima, el imputado trató que la joven borrara las imágenes de las cámaras de seguridad, al ver que su rostro había quedado grabado. Incluso devolvió algunas de las especies sustraídas, pero c uando llegó la dueña, abandonó el lugar y la víctima llamó a Carabineros.

“El sujeto fue ubicado a las pocas cuadras por motoristas policiales. Ellos lo someten a un control de identidad y verifican que en un banano que llevaba en la cintura transportaba el arma de fogueo. Luego es trasladado a la unidad policial y allí fue reconocido por la víctima. Además se descubrió que era un sujeto adulto con 25 detenciones anteriores”, afirmó.
Ayer en audiencia judicial, el fiscal, Francisco Soto, presentó cargos por robo con intimidación y exigió la prisión preventiva, atendida la gravedad del nuevo delito y que, a la fecha, el imputado -de nombre Gonzalo Andrés Romero Morales- registra al menos seis condenas no presecritas. El juez, Humberto Paiva, del Juzgado de Garantía de Talca, despachó al detenido a la cárcel y fijó el plazo de de la investigación en tres meses.

Hernán Espinoza_ Diario El Centro

Comentarios