Las familias de los chilenos Felipe Osiadacz y Fernando Candia, quienes se encuentran en Malasia acusados de homicidio y arriesgan pena de muerte, se refirieron en un breve comunicado al inicio del juicio en su contra el día de hoy, luego de un año de su detención.

“Ha sido un proceso largo, pero ajustado a la legislación malasia. Comenzaron a exponerse los argumentos que los acusan y ya llegará por fin el tiempo de escuchar a la defensa de nuestros hijos”, dice la declaración.

En el texto se agrega que “ellos están tranquilos y confiados en su inocencia de los cargos que se les imputan. Ellos nunca han dañado a nadie. Estamos esperanzados que así se probará”.

 

Comentarios