El Cacique venció por la cuenta mínima al elenco paulista jugando con una inédita defensa de tres hombres, la cual pasaba a cinco sin problemas.

Colo Colo disputaba los octavos de final de la Copa Libertadores de América después de once años. Con esos antecedentes y esa responsabilidad, el cuadro de Héctor Tapia saltó al campo de juego del Estadio Monumental para enfrentar a los paulistas de Corinthians, uno de los equipos más grandes de Brasil.

Para este encuentro, el técnico de Colo Colo innovó en la defensa y consiguió un resultado bastante positivo, considerando la jerarquía del rival. Los albos vencieron por la cuenta mínima a los brasileños gracias al tanto de Carlos Carmona (38′) y la solidez defensiva que le ofrecieron los tres defensores centrales y los dos laterales.

Matías Zaldivia, Julio Barroso y Juan Manuel Insaurralde compartieron en la zaga junto a Óscar Opazo y Damián Pérez, alcanzando un rendimiento perfecto para cuidar el cero en Macul y para hacer daño por las bandas y las arremetidas de Zaldivia e Insaurralde. Era la primera vez que el elenco de Pedreros jugaba con este sistema (3-4-1-2 o 5-2-1-2 en defensa) desde la llegada del excomentarista.

Pérez, de hecho, pudo marcar el 2-0, pero elevó sobre el arco de Cássio faltando cinco minutos para el final. Lucas Barrios, sesenta segundos después, estuvo a punto de vencer al arquero brasileño, pero su manotazo fue fenomenal. Una acción sencillamente notable.

El Cacique, con este triunfo, viajará con la mínima ventaja a Sao Paulo para cerrar la llave el 29 de agosto, cuatro días después del Superclásico ante la U. Pudieron ser más goles, pero Cássio y la ineficacia colocolina no les permitieron a los albos aprovechar la ventaja numérica (fue expulsado Gabriel a los 54′).

FUENTE: CDF

Comentarios