El Mandatario ha mostrado un firme compromiso con asegurar un mejor cuidado de los niños en sus primeros meses de vida.

El Presidente Sebastián Piñera firmó este miércoles el proyecto de ley que garantizará el derecho universal a la sala cuna para hijos de madres trabajadoras dependientes o padres al cuidado de sus hijos.

Desde la sala cuna de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), el Mandatario anunció que este proyecto beneficia tanto a niños como a madres trabajadoras de Chile, que muchas veces tienen que “compatibilizar el mundo del trabajo con el mundo de la familia y no es fácil”.

La iniciativa va a permitir que cerca de 250 mil mujeres puedan incorporarse al mundo del trabajo.

La ley creará un “Fondo Solidario para Beneficio Social de Educación Parvularia en nivel de Sala Cuna”, que les dará cobertura a hijos entre seis meses y dos años de trabajadores dependientes e independientes que cumplan con ciertos requisitos. El monto del beneficio asciende a una suma de $245.000 mensuales, más el costo de la matrícula.

“Le va a permitir a todos los niños y a todas las madres y padres trabajadores, poder acceder a una sala cuna de calidad”, dijo el Jefe de Estado.

El beneficio se va a financiar de forma pareja, por hombres y mujeres trabajadoras. En el caso de los trabajadores dependientes, se financiará a través de los empleadores, mientras que el trabajador independiente lo hará en conjunto con cotizaciones previsionales.

El Presidente Piñera señaló además que la ley permitirá que madres trabajadoras de empresas de menos de 20 mujeres puedan tener derecho a sala cuna, algo que la ley no permite hoy en día.

“Este proyecto busca cambiar esa discriminación, estableciendo el derecho universal a sala cuna para todos los hijos de madres trabajadoras y también de padres trabajadores cuando estén al cuidado de sus hijos”, añadió.

El Mandatario ha mostrado un firme compromiso con asegurar un mejor cuidado de los niños en sus primeros meses de vida. En su primer Gobierno, impulsó el derecho a postnatal de tres a seis meses, lo que constituyó un avance fundamental para el apego y refuerzo del vínculo familiar en los primeros meses.

PURANOTICIA / ATON

Comentarios