Familias de las víctimas aún esperan que se haga justicia, mientras que el conductor del vehículo causante de la tragedia, logró el embargo de parte de la flota de la empresa involucrada en el hecho.

El martes fue un mal día para la empresa de locomoción colectiva de Curicó, Buses Díaz, y su derivada minibuses San Andrés”, luego que se activara en forma concreta el embargo de 10 de sus vehículos. Esto como efecto de las acciones legales que se han emprendido a causa de la tragedia carretera ocurrida hace 3 años en la comuna de Sagrada Familia, la que dejó 4 muertos, y 14 heridos, muchos de estos que aún esperan se haga justicia.
La orden del tribunal ordenó la incautación de minibuses y buses, uno de estos de dos pisos, instrucción que en parte se ejecutó el martes, ya que hubo máquinas de alquiler que no pudieron ser movidas desde los talleres de la empresa, ya que una estaba con las consecuencias de un incendio, y el otro con la destrucción que le causó el accidente en Sagrada Familia, en la ruta K-16, a la altura del kilómetro 8 acaecida el 17 de junio del 2015.

FATAL HECHO
El fatal episodio se produjo pasadas las 09:00 horas de esa jornada. Por la carretera desde Sagrada Familia hacia Curicó transitaba de poniente a oriente un bus de la filial San Andrés, guiado por Luis Armando Rojas Campos, de poniente a oriente, el cual salió de su pista de circulación, cruzando el eje central de la calzada impactando frontalmente con el también móvil de pasajeros, conducido por Javier Zúñiga Saavedra.
Producto de la violencia murió este último, además de otras tres personas que iban en esta segunda maquina con dirección a Sagrada Familia: un niño de 10 años identificado con las iniciales J.G.R., y su madre Macarena Andrea Ramírez Suárez (31) la que no pudo ser reanimada cuando era asistida en el consultorio de la comuna; luego se sumó al trágico listado en el Hospital de Curicó, Lilian del Pilar Mejías Contreras (43), debido a sus severas lesiones.

EN DOS FRENTES
El informe especializado de la Subcomisaria Investigadora de Accidentes de Tránsito, SIAT de carabineros de Talca, señala que al bus causante de la tragedia “se le desalojó un perno” que hizo que la rueda delantera izquierda se frenara, perdiendo el chofer el control del móvil, desviando su trayectoria, añadiendo que lo anterior corresponde a una “consecuencia del incumplimiento grave en las labores de mantención del vehículo”.
El caso en Tribunales avanzó en dos frentes, uno más rápido que el otro, y que correspondió el primero a las acciones legales que inició Luis Armando Rojas Campos, conductor del vehículo causante de la tragedia contra la empresa en la que laboraba, Buses Díaz- San Andrés. Esta acción habría derivado en el embargo de los buses y minibuses para sumar una indemnización por sobre los 120 millones de pesos, orden judicial que con el uso de grúas se ejecutó el martes.

DESESPERANZADOS
El segundo frente, es el que tiene desesperanzadas a las familias de las víctimas fatales, junto a las personas lesionadas, algunas de estas últimas aun en tratamiento médico producto de las secuelas dejadas por el accidente. “Lo que pasa es que no hemos tenido respuesta de la fiscal, quien tienen detenido el caso; se cumplieron tres años, y por su parte el abogado nos da calmantes, nos dice que esperemos, y hasta cuándo es la pregunta”.
Así graficó la situación Carmen Luz Guevara, una de las pasajeras heridas, y quien ayer había acudido a un control más a la mutual en Santiago para saber cómo avanza su recuperación tras tres años. Sostuvo “que es extraño, porque el chofer le ganó el juicio a la empresa, y nosotros que somos víctimas, que estamos con tratamiento, que hubo personas muertas, aun esperamos que la fiscalía haga algo, también el abogado, que se haga justicia”, precisó.

FUENTE: DIARIO EL CENTRO

Comentarios