Una familia celebrará este domingo la Navidad por una razón muy triste. Los padres de Brody Allen supieron hace unas semanas que a su hijo de 2 años le quedaban dos meses de vida, por un raro cáncer cerebral que lo afecta.

Al notar que no lograrían pasar otra Navidad juntos, los Allen decidieron celebrarla antes de tiempo, con árbol y adornos navideños. La familia de Cincinnati, Ohio, le hicieron creer al pequeño que ya viene el Viejito Pascuero.

“Se despertó un día y ahí estaba el árbol de Navidad. No sabe que en realidad esa festividad aún no llega. Solo la disfruta”, dijo McKenzie Allen, hermana de Brody, al New York Times en una historia desgarradora.

Brody ya no tiene la misma energía y no puede usar el brazo ni la pierna izquierda. Afuera de su casa están Minnie y Mickey Mouse y todos los vecinos participan de este “montaje” de calendario.

La familia de Brody se enteró de la enfermedad del niño en mayo, después de que el pequeño dijo sentirse mareado; un médico dijo que podía tratarse de una infección en el oído: al final tenía cuatro tumores embrionarios con varias capas.

El 23 de septiembre habrá un desfile e incluirá al viejito pascuero en un camión de bomberos, cantantes de villancicos y superhéroes. Todo para regalarle la última Navidad feliz al pequeño de dos años.

Comentarios