Ignacio Lara: “Nadie es profeta en su tierra”

0
137

Uno de los proyectos importantes del fútbol nacional, es sin duda el lateral izquierdo formado en Rangers. Si bien el futbolista que defiende actualmente los colores de San Luis de Quillota no tuvo un regular 2018, sus expectativas son tener un positivo año deportivo

Muchas veces existen jugadores nacidos en casa que cuentan con todas las condiciones para triunfar en el equipo de sus amores, pero por uno u otro motivo finalmente terminan explotando en otros clubes.
En Rangers los ejemplos son varios y se han intensificado este último tiempo. En ese sentido, uno de esos futbolistas es el lateral izquierdo, Ignacio Andrés Lara Castillo, quien en 2016 emigró a San Luis de Quillota, luego de no tener posibilidad en la entidad piducana, que en ese momento era dirigida por el técnico Héctor Almandoz.


Incluso, sus grandes condiciones físicas, en cuanto a tener ese ida y vuelta, además de desempeñar buenas funciones como volante carrilero por izquierda y también desbordar por ese sector para asistir a algún compañero, lo mantuvieron como una de las grandes proyecciones del balompié nacional.
En la temporada 2018, el joven talquino de 22 años marcó dos goles, en un torneo en el que no pudo encontrar una regularidad, debido a los contantes cambios en la dirección técnica. Luego de la partida de Miguel Ramírez, en mayo pasado, asumió Diego Osella, pero los malos resultados continuaron en este elenco, motivo por el cual renunció el estratega trasandino.
La última parte del campeonato de la Primera “A”, la terminó Mauricio Riffo, quien no pudo evitar el descenso del conjunto canario, que en este 2019 será rival de Rangers en la competencia de la Primera “B”, lo que dejó en evidencia un año no del todo positivo, para el valor local, al descender con San Luis.

PROYECCIÓN
Pese a ello, Lara, que tiene contrato vigente con el club quillotano hasta finales de 2020, ya se proyecta para este nuevo año que, según comenta, “viene con muchas expectativas, en la institución que tendré que defender. Mi idea es ojalá lograr todas estas metas que tengo propuestas”.
El talquino, quien aseguró que fue marcado por sus profesores de cadetes Cristian Cherif, Richard Insulza, Álvaro Carvajal y Carlos Videla, además de Miguel Ramírez y Cristián Reynero en el profesionalismo, se refirió a distintos temas.
Uno de ellos es el anhelo que tiene de volver a defender al Rojinegro, pero en su debido tiempo, como así también, dio la fórmula para que otros maulinos logren el objetivo de llegar al profesionalismo.


-¿Cómo evalúa su año 2018?
“Fue un año con muchos altos y bajos, pero claramente con más bajos, más con el descenso que tuve con San Luis. Además, el no estar bien considerado los últimos seis meses para un jugador no es agradable”.


-¿Qué faltó para tener mayor regularidad?
“Los primeros seis meses de campeonato me sentía súper bien, jugué casi todos los partidos. Después con el cambio de técnico, el segundo semestre fue distinto. Perdí confianza, eso afectó mucho en mi rendimiento y no pude tener la regularidad que esperaba”.
-¿La idea es seguir en San Luis o buscar nuevos rumbos?
“Estoy muy agradecido de San Luis, fue el equipo que me dio la oportunidad de jugar en Primera, pero uno siempre tiene que buscar nuevos rumbos y creo que ya quemé mi etapa en el equipo canario”.

RANGERS
-¿Le gustaría tener una revancha en Rangers?
“No sé si la palabra es revancha, pero sí me encantaría volver al equipo de mis amores, donde crecí y me formé. Quizás ahora no es el momento, porque me gustaría volver con experiencia, para ser una gran aporte y referente en mi amado Rangers”.


-¿Por qué no siguió en Rangers y finalmente se fue a San Luis?
“Creo que en ese entonces la dirigencia no quería contar con mis servicios, por lo que tuve que emprender rumbo hacia un nuevo horizonte. En San Luis, con la ayuda de Jhon Valladares se pudo lograr mi incorporación. Cómo dice el dicho: “Nadie es profeta en su tierra”.


-¿Cómo ha sido su trayectoria deportiva?
“Empezó a los siete años, luego que mi papá me llevó a la escuela de Rangers, donde aprendí y crecí mucho. A los 14 años, con un grupo de amigos, nos fuimos a probar a los cadetes del Club y quedé. Ese mismo año, me subieron a la sub-17, siendo mucho menor. El cambio fue muy grande y tenía que adaptarme rápido. Ya al jugar todos los partidos del Apertura por una serie más grande, recibí una llamada que quizás cualquier joven futbolista quisiera recibir. Estaba llamado a la selección chilena sub-15, donde adquirí mucha experiencia. Con el pasar del tiempo, me subieron de sparring con 16 años al plantel de Rangers, donde entrené con referentes, como Nicolás Peric, Carlos Garrido y Boris González, quien fue una de las personas que me enseñó y me hizo ver el fútbol de otra manera. Tras eso, con 17 años, el profesor Jorge Garcés en un entrenamiento se acerca y me dice que debutaría con Colo Colo por Copa Chile. Al terminar esa Copa, el profesor Jorge habló conmigo y me dijo que me iba a quedar en el plantel, donde jugué unos partidos en el campeonato y ya en el 2016, por cosas extrafutbolísticas no pude seguir en el Club de mis amores, y gracias a Dios se me dio la oportunidad de llegar a San Luis, donde me dieron la oportunidad y la confianza de debutar en Primera División con el profesor Miguel Ramírez. Acá logré muchas cosas, hice un par de goles importantes y me di a conocer”.

RECOMENDACIÓN
-¿Qué le falta a los jugadores de casa para que se consoliden en Rangers?
“A mi parecer somos conformistas, creo que con tan solo que te suban al plantel ya se cree que vamos a llegar lejos, pero estamos muy equivocados. Esto es una pelea día a día, donde estás jugando tu futuro, quizás la mentalidad de muchos de nosotros es débil. Uno se debe dar cuenta rápido dónde estás y no perder el foco de lo que haces, ya que siempre hay uno detrás de ti que quiere lo mismo que tú o algo mejor”.


-¿Cuál es la clave para llegar al profesionalismo?
“Es siempre perseguir sus sueños, luchar para poder llegar a ellos, ser una persona constante, comprometida con lo que uno hace y sobre todo responsable. No bajar los brazos ante cualquier caída, levantar cabeza, aprender de cada una de ellas y siempre luchar para lograr tus metas y objetivos”.


¿Qué aspiraciones mayores tiene en el fútbol?
“Ser considerado en Chile como el mejor lateral por izquierda, y mediante el paso de mi carrera, llegar a uno de los equipos más importantes del mundo y poder representar a mi país”.
¿Algún mensaje a la hinchada de Rangers?
“Sí, a todos los hinchas rojinegros decirles que sigan apoyando a esta linda institución, jamás dejen de alentar en el estadio y sigan apoyando a la gente canterana”.

Fuente: Diario El Centro

Comentarios