Millares de hinchas se congregaron en el Obelisco de la Plaza de la República de Buenos Aires para celebrar el título de Racing de Avellaneda.

Uno de ellos fue Gabriel Aranda, quien recorrió el lugar con un cráneo humano en sus manos“Este es mi abuelo, Valentín Aguilera”, reconoció ante las cámaras de TNT Sports.

El hincha admitió que extrajo la calavera de su abuelo del nicho del cementerio y agregó que “estaría orgulloso por haberlo sacado”.