Una imagen que dio la vuelta al mundo se registró en un torneo internacional de gimnasia en Estados Unidos.

Se trató de la exponente de la especialidad, Samantha Cerio, quien protagonizó una de las peores lesiones en la historia del deporte.

La gimnasta, de tan sólo 22 años, en medio de una prueba terminó con las dos rodillas dislocadas y se quebró la tibia y el peroné de ambas piernas en una desafortunada caída.

burn, tras calcular mal su brinco, terminó en la lona y solicitando ayuda con urgencia, conmocionando a los espectadores y comentaristas del evento.

Tras dos días en el hospital, Cerio anunció en su cuenta de Instagram que “la noche del viernes fue mi última noche como gimnasta. Después de 18 años colgué mis manos y dejé la tiza”.