Hace algunos días Twitter alertó sobre un engaño que invitaba a los usuarios a hacer cambios en sus datos personales para descubrir más colores, y ahora WhatsApp es víctima de una trampa parecida.

La compañía de detección de amenazas ESET recibió varios reportes sobre un mensaje que llega a través de WhatsApp invitando a acceder a nuevos colores en la red social con solo hacer un click, sin embargo esto sólo tendría como fin llenar el dispositivo de publicidad y enviar el mismo mensaje a todos los contactos.

cambio-color-whatsapp-engaño-1.png Como es frecuente en este tipo de campañas, el link reacciona de manera diferente si se hace click desde un teléfono celular o desde la aplicación WhatsApp web.

 

En el caso de acceder desde una computadora a través de WhatsApp web, se invita al usuario a instalar una extensión de Google Chrome, llamada Black Theme for Whatsapp, que permitirá cambiar la aplicación a un color más oscuro. Se observó también que el mensaje aparece en portugués, a diferencia del mensaje original en español, lo que puede ser una señal de que la campaña originalmente buscaba víctimas en Brasil y solo se preocuparon por traducir algunos mensajes claves.

Esta extensión la podemos encontrar dentro del Chrome Web Store y presenta un número importante de descargas.

unnamed.png

En el caso de que un usuario desprevenido instale la extensión y abra su sesión de WhatsApp web, automáticamente enviará un mensaje a toda su lista de chats activos invitando a cambiar los colores de la aplicación. Dentro del complemento se encuentran mensajes en diferentes idiomas para enviar, además de los diferentes componentes que integran el mensaje incluyendo la imagen. Además son diferentes URLs que pueden estar asociadas con el mensaje que se va construyendo de manera aleatoria a medida que se envían los mensajes.

Inclusive si el usuario identifica lo que está ocurriendo y cierra la ventana del navegador web, la acción no se detiene, ya que es el propio teléfono el que envía los mensajes. Esta funcionalidad en particular demuestra las estrategias utilizadas por los atacantes para propagar de manera rápida y efectiva este tipo de campañas y así lograr un mayor alcance. Permitiendo que el mensaje llegue a todos sus contactos cuando el mensaje no se compartió de manera consciente.

Por otro lado, si se accede al enlace de manera convencional desde el celular,aparece un mensaje solicitándole al usuario que comparta la aplicación con 30 amigos o 10 grupos antes de llegar a la posibilidad del cambio de colores.

unnamed (1).png

Igualmente, aunque no sea compartido entre los contactos y se quiera seguir adelante, la aplicación solicita descargar una APK llamada best_video.apk y activar notificaciones desde un servidor ubicado en Rusia. Si la potencial victima deja que ocurra todo lo anterior, el teléfono celular quedará infectado con una familia de troyanos que propaga adware entre usuarios de Android.

La aplicación se instala en el dispositivo pero no deja ninguna evidencia de su instalación, ya que se oculta el icono y solamente se activa cuando el usuario empieza a navegar, mostrando banners publicitarios al usuario asociados a diferentes servicios legítimos de publicidad.

“A la hora de cuidarse de este tipo de amenazas que utilizan estrategias de ingeniería social, que buscan tentar al usuario para que acceda a un enlace con una promesa atractiva de por medio, como es en este caso personalizar su WhatsApp, lo que siempre se debe recordar es la premisa de nunca acceder a enlaces que nos llegan por cualquier medio digital, inclusive cuando nos llegue a través de un contacto conocido”, asegura Camilo Gutierrez, jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

En estos casos lo primero que se debe hacer es verificar la veracidad del enlace, por ejemplo, consultar con el contacto que nos envió el mensaje ─en este caso del cambio de colores de WhatsApp─ si efectivamente es algo que compartió conscientemente o si fue por haber sido víctima del engaño y lo envió sin intención a su propagación. Además, es fundamental contar con una solución de seguridad instalada en el teléfono que haga sonar las alarmas ante la presencia de enlaces o descargas de contenidos potencialmente maliciosos.