La Fiscalía Regional de O’Higgins investiga cuatro cuentas bancarias del suspendido ministro de la Corte de Apelaciones de Rancagua, Emilio Elgueta, quien será formalizado el próximo 26 de abril por presunta prevaricación y enriquecimiento ilícito.

Se trata de cuentas bancarias que Elgueta mantiene en distintas instituciones financieras, y en las que el magistrado registra diversos depósitos en efectivo realizados por él mismo, entre febrero de 2016 y diciembre de 2018.

Estos movimientos se hicieron, según los antecedentes del caso, en dos cuentas del banco BCI (una vista y otra corriente), en una del Banco de Chile y otra en el Scotiabank.

Estas cuentas están siendo investigadas por el Ministerio Público y ya se pidieron en las distintas entidades los respectivos informes de ingreso y egreso de fondos.

La investigación determinó que entre comienzos de 2016 y fines del año pasado, Elgueta realizó depósitos por un poco más de $19 millones, los que, según las primeras diligencias hechas por el Ministerio Público, no tendrían una justificación.

Pero el ente persecutor no sólo investiga los depósitos realizados por el propio ministro, sino que también las transferencias hechas por terceros.

La fiscalía ha detectado distintas transacciones “irregulares”, entre ellas un traspaso electrónico hecho por el juez de Garantía de Rancagua, Gianni Libretti, por $1 millón, 22 días después de jurar como magistrado.

Los movimientos financieros de Elgueta que están en la mira de la fiscalía no coincidirían con sus declaraciones de patrimonio. Según la información pública del magistrado, contenida en Infoprobidad, Dicom y el Conservador de Bienes Raíces, éste no registra inmuebles inscritos a su nombre y posee un automóvil: un Chevrolet Sail del año 2017.

Además, en la investigación del Ministerio Público se han detectado comunicaciones entre el ministro y abogados de causas tramitadas en las salas que él integró. Pero no solamente habló con juristas, sino que también con los representados de los litigantes e imputados.

Según los registros, hay al menos dos casos que darían cuento de aquello. Uno apunta a los llamados que Elgueta tuvo con Víctor Beltrán, quien pedía ser sobreseído de una causa en la cual figuraba como imputado, en abril de 2018.