Estados Unidos aseguró que lo que mantiene en el poder al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, son unos “25.000 cubanos” mezclados como un parásito en sus fuerzas de seguridad, pero pronosticó que acabará cayendo, gracias a la estrategia de presión de la Casa Blanca y otros países.

“El verdadero poder en la cúpula del Gobierno venezolano son entre 20.000 y 25.000 cubanos” que actúan dentro de la estructura militar y de inteligencia de Venezuela, dijo un alto funcionario estadounidense a un grupo reducido de medios.

“Si los 25.000 cubanos volvieran a Cuba, el régimen (de Maduro) caería. Son como un parásito” en el país, agregó el funcionario, que pidió el anonimato.

La Casa Blanca ha aumentado su presión contra La Habana debido a su apoyo a Maduro, al que más de 50 países, entre ellos Chile, ya no reconocen como presidente legítimo de Venezuela, pero que sigue teniendo el respaldo de potencias como Rusia y China.

El diario The Washington Post publicó un análisis sobre los límites de la estrategia de Estados Unidos en Venezuela, en el que aseguraba que las deserciones de militares venezolanos que rompían con Maduro han pasado de “80 o 100” al día a apenas “dos o tres”.

Pese a esa ausencia de una rebelión militar contra Maduro, el alto funcionario estadounidense opinó que “la balanza se está inclinando hacia la oposición” liderada por Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por el citado medio centenar de países.