Ya es oficial, el ministro Alfredo Moreno anunció que se creó el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, el cual tendrá a la familia como esencia de todas las políticas públicas de la cartera donde ocupará un rol clave al ser considerada como base de la sociedad.

Tras su publicación en el Diario Oficial, el seremi de la cartera Juan Eduardo Prieto se mostró contento por la iniciativa, especialmente porque significará un gran desafío para mejorar la calidad de vida de los chilenos, especialmente de los sectores más vulnerables y la clase media.

“Este nuevo Ministerio significa un cambio radical en el enfoque de nuestras políticas públicas. El Presidente Piñera ha puesto a la familia, cualquiera sea su composición, como pilar fundamental de nuestros programas y proyectos. Trabajaremos para y con las familias, apoyando a sus integrantes en sus principales problemas. Además, incorporaremos por primera vez a la clase media como público objetivo, sumándose a los sectores más vulnerables que seguirán estando como prioridad para nosotros”, señaló Prieto.

La nueva ley, explicó el seremi, permitirá la coordinación de los programas sociales con un enfoque familiar, comprendiendo a los individuos no de forma aislada, sino en el contexto de su entorno, específicamente del núcleo al cual suelen recurrir para encontrar seguridad, acogida y protección.

“Por otra parte, al incorporar a la clase media en riesgo de caer en vulnerabilidad dentro de nuestra población objetivo, estamos reconociendo a aquellas personas y familias que han progresado significativamente gracias a sus propios méritos y esfuerzo, pero que pueden verse enfrentadas a situaciones que las podrían hacer volver a una situación de vulnerabilidad”, agregó Prieto.

NUEVO MINISTERIO

La transformación del Ministerio de Desarrollo Social en el Ministerio de Desarrollo Social y Familia tiene dos grandes implicancias. La primera, es que representa una oportunidad para potenciar y fortalecer el rol de la familia en la ruta hacia el desarrollo integral de Chile, diseñando políticas basadas en un enfoque familiar que permitirá crear entornos virtuosos para el desarrollo pleno de cada uno de los integrantes del núcleo familiar, independiente de su edad, condición y género. Mientras que en segundo lugar, el nuevo Ministerio por primera vez incorpora dentro de la población objetivo a las personas y familias de clase media.

Respecto a los desafíos que se vienen, Prieto señala que será impulsar  acciones para la protección y promoción de las familias y la niñez; promover la crianza respetuosa y los vínculos positivos entre los miembros de la familia; prevenir la ocurrencia de potenciales vulneraciones, así como los riesgos socioeconómicos que puedan sufrir las familias o alguno de sus integrantes; promover políticas sobre corresponsabilidad y el equilibrio entre la vida laboral y familiar, entre otros.