1. Jill Greninger, una trabajadora de una compañía de procesamiento y distribución de carne en Pensilvania, EE.UU., murió al caer en una máquina trituradora de la empresa.

El jefe forense del condado de Lycoming, Charles Kiessling, confirmó al medio local Williamsport Sun-Gazette la muerte de la mujer de 35 años, quien estaba parada sobre una escalera con ruedas antes de la caída.

Otro empleado escuchó un ruido extraño y, pese a que apagó la máquina, no alcanzó a evitar que el accidente fuera fatal.

“Fue una tragedia. No sabemos si ella cayó o resbaló mientras intentaba alcanzar algo dentro del molinillo, que estaba a unos dos metros del suelo”, dijo Kiessling