Se encontraba a resguardo en bodega municipal. Había sido sacado en el periodo del anterior alcalde ya que no era posible su reparación. Alcalde Javier Muñoz anunció que se buscarán las formas de repararlo y devolverlo a la plaza de armas.

Se trata de un reloj donado por el gobierno de Japón en el año 1986. La historia está fresca en la memoria de Carlos Arias, jefe del departamento eléctrico del municipio, porque fue él mismo quien lo instaló. Por eso estaba molesto porque las redes sociales, los medios y algunos concejales, pidieron un sumario en un concejo anterior diciendo que el reloj Seiko estaba perdido, sin consulta a la fuente, ya que el reloj se encontraba a resguardo en las bodegas municipales.

Para zanjar la polémica el administrador municipal David Muñoz junto al jefe de aseo y ornato Juan Rafael Gonzalez y el jefe de los eléctricos Carlos Arias, llevaron el pesado reloj al concejo municipal y explicaron dónde estaba. En esta sala, presentaron el reloj al alcalde Javier Muñoz y a los ocho concejales, dando cuenta del estado en el que se encuentra.

David Muñoz Ramirez administrador municipal explica que “estaba resguardado en el taller de la dirección de aseo y ornato. Quisimos dar las explicaciones en el concejo municipal porque fue planteado en el concejo anterior y algunos concejales pidieron un sumario. Por eso le explicamos a los concejales que la disposición de nuestros directores, del alcalde y mía, siempre está para responder a sus dudas y pueden consultar antes de solicitar un sumario que daba por hecho que este reloj estaba perdido, colocando en duda la labor de los funcionarios municipales”.

Juan Rafael Gonzalez director de aseo y ornato contó que hasta el año 2012 este reloj se encontraba en el triángulo de flores que está en Merced con Yungay. “Estaba malo, se había echado a perder hace varios meses y había muchas críticas de la comunidad porque el reloj no funcionaba. Se pidieron presupuestos para reparar pero no había técnicos que pudieron hacerlo”.

Explicó que el administrador de la época pidió retirarlo para evitar mayores críticas. “Se trajo al municipio y se llevó a las bodegas esperando que pudiera ser reparado. Desde esa fecha estaba a resguardo en las bodegas de la municipalidad”.

Por su parte quien más sabe de este reloj es el jefe del departamento de eléctricos del municipio, Carlos Arias. “Este reloj tiene un panel fotovoltaico que cosecha la energía solar y la manda a una batería de respaldo que está en la base del reloj. El reloj tenía una cara buena, la otra fallaba. Este reloj lo instale yo mismo en el año 86, un regalo del gobierno japonés. Cuando conseguimos presupuesto nos dijeron que había que cambiar toda la maquinaria, por eso no se reparó y hoy con el acuerdo del concejo vamos a tomar fotografías y las subiremos a Chilecompra para ver si hay interesados en repararlo”.

Fuete: curico.cl