Impacto generó en redes sociales el último episodio de la teleserie nocturna de Canal 13, «Pacto de sangre», ya que la historia tuvo un inesperado quiebre con la muerte de uno de los protagonistas.

Si no ha visto el capítulo, es momento de dejar de leer.

Y a falta de dos capítulos para el final de la producción nacional, muchas de las teorías de los televidentes se fueron al suelo con el asesinato de Gabriel (Pablo Macaya) a manos de Marcos (Néstor Cantillana).

En momentos en que los cuatro amigos -a los que se suman Benjamín (Álvaro Espinoza) y Raimundo (Pablo Cerda)- estaban reunidos, Marcos tomó un arma y le disparó varias veces a quemarropa a Gabriel, causándole su muerte instantánea.

Esta escena rápidamente se transformó en tendencia de redes sociales, ya que los usuarios de Twitter comentaban lo ocurrido y tejían desde ya nuevas teorías acerca del final que tendrá la teleserie el martes 28.

Cristián Mason, director de «Pacto de sangre», entregó en Lás Últimas Noticias algunos detalles de cómo se grabó esta fuerte escena: “Se grabó de una. Había absoluta concentración de todo el equipo, porque teníamos que grabar toma a toma, como en el cine”, señaló el realizador nacional.

Por su parte, Juan Pablo Aliaga, a cargo de los efectos especiales, contó más detalles, diciendo que “la jornada duró seis horas y en preparar al actor (Macaya) nos demoramos alrededor de 40 minutos. Pusimos debajo de su ropa una tela protectora y encima cinco microexplosivos para perforar la ropa y hacer que saltara la sangre“.

Y agregó que “los fuimos accionando con un control remoto, para dar el efecto de impactos de bala. Cada vez que lo accionas suena y el actor tiene la sensación de recibir un balazo”.

Finalmente indicó que utilizaron cinco bolsitas con 20 miligramos de sangre sintética, cada una debajo de la camisa blanca, mientras que “la herida de la frente se hizo con un sistema de pulverización de sangre y un buen maquillaje”.