Se vienen cambios profundos al Último Ramal rural ferroviario de Chile, los antiguos trenes que actualmente recorren la linea de trocha angosta que une Talca y Constitución serán prontamente reemplazados por nuevas máquinas, que ofrecerán mejor comodidad y menos tiempo de viaje a sus pasajeros.

Los llamados “Buscarriles”, actualmente llevan 59 años de servicio en la zona, con comodidades precarias y una velocidad que no supera los 60 kms/hora, recorriendo la línea de 83 kilómetros en 3 horas y media.

Por Encargo de la Empresa de Ferrocarriles del Estado, en el mes de agosto partió la licitación internacional para la fabricación de los automotores. Así, entonces, la autoridad informó que ya existen cuatro empresas que fueron preseleccionadas, una de ellas es la empresa alemana Ferrostaal, quien fue quien construyo en 1961 los actuales Buscarriles. Las otras 3 empresas seleccionadas proceden de Brasil, China y  Argentina. El 27 de diciembre pasado se les hizo entrega de los formularios para participar en el proceso. Todas las compañías deberán presentar propuestas económicas y de diseño que serán evaluadas por el Ministerio de Transportes.

Cuando visitó Talca el pasado sábado 4 de enero, la Ministra de Transportes, Gloria Hutt, explicó que “se busca que la mejor combinación entre la calidad técnica de los carros y los precios. Por eso es que la evaluación toma un tiempo, porque hay que mirar los costos de operación y de mantención. No es solo respecto al costo de comprar el tren, sino como opera después y como carga las finanzas a la empresa de Ferrocarriles, que es la que está haciendo este proyecto y su evaluación. En abril o mayo se sabe quién es el fabricante y de allí se sabe qué necesidades tendrá la operación de esos trenes”

Por su parte, el Intendente del Maule, Pablo Milad, precisó que con estas inversiones en transporte ferroviario, se pretende impulsar el turismo. “Se va a empezar a mejorar las estaciones, el tren que ya está en un proceso de licitación y, por último, el lugar de mantención de estos carros que son tan necesarios. Estos carros tendrán aire acondicionado, wifi, puntos de emergencia y funcionarán en base a GPS satelital, lo cual significa que no vuelva a ocurrir lo que pasó cuando el carro se perdió”

Ademas de las máquinas, las autoridades precisaron que se renovarán las vías, y se refaccionarán las vetustas estaciones del trazado.

La importancia de la Linea Talca-Constitución pasa por el hecho de que las localidades que atraviesa, como Curtiduría, González Bastías, Toconey, Pichamán o Maquehua, no están conectados por caminos asfaltados (son callejones de ripio muy empinados y en mal estado), y la carretera mas cercana, la ruta K-60 (Talca-Curepto), se encuentra a mas de una hora de distancia, por lo que el buscarril es el único método de desplazarse hacia Talca para los habitantes de estos caseríos. Esto es además, el principal motivo de por qué este ramal no fue desmantelado en dictadura, a diferencia del resto de las líneas, como el tren Curicó-Licantén, suprimido en 1979 y reemplazado por la carretera J-60, que pasa a un costado de las antiguas estaciones del extinto ramal, así como otros ramales como los que iban a Pichilemu, Cauquenes o San Clemente.