Regional

Alcalde de Vichuquén fue denunciado en Contraloría por hostigamiento y maltrato contra funcionaria municipal

Vistos

La concejala por Vichuquén Natalia Ramírez dijo que no va a tolerar más el abuso de poder, el hostigamiento y la violencia contra la mujer que ejerce el alcalde de esta comuna costera, Roberto Rivera.

Las declaraciones fueron emitidas por la concejala Ramírez en las afueras de la Contraloría Regional del Maule, hasta donde acompañó a la funcionaria Javiera Pavez Céspedes, encargada de Finanzas del Departamento Comunal de Educación. La profesional ingresó este martes al organismo contralor una denuncia por incumplimiento de contrato de trabajo, persecución e irregularidades financieras al interior de la Municipalidad de Vichuquén.

Los hechos se remontan al mes de enero pasado, cuando la Superintendencia de Educación instruyó al municipio presentar descargos y medios de prueba ante saldos no acreditados por 40 millones de pesos, correspondientes al presupuesto del año 2018. En este contexto, la denunciante acusa haber sido víctima de persecución por parte del alcalde Roberto Ribera luego de negarse a firmar un documento y realizar una transferencia por el mencionado monto, que a juicio de la trabajadora municipal la hacía incurrir en una falta grave como lo es la malversación de fondos públicos.

La situación fue catalogada de “extremadamente grave” por la concejala Natalia Ramírez.

“No vamos a tolerar ningún tipo de maltrato ni hostigamiento por parte de la autoridad. La gente le entrega la confianza (al alcalde) a través del voto para que trabaje para la gente, para que trabaje por la comuna y no para que hostigue a los funcionarios. Hemos visto bastante abuso de poder por parte de este alcalde. Soy la única mujer de este concejo y por lo tanto siento responsabilidad no solamente por el tema del maltrato sino por todo lo que está pasando Javiera en este momento. Creo que es un abuso de poder que no podemos tolerar, no vamos a tolerar más violencia contra la mujer y en ese sentido estoy apoyando completamente a Javiera y le creo totalmente todo lo que le ha pasado”, planteó la edil vichuquenina.

Por su parte, Javiera Pavez aseguró haber sido víctima de hostigamiento y violencia verbal durante diez días para que aceptara realizar una distribución de recursos públicos por unos 40 millones de pesos.

“El hostigamiento mayor, el maltrato, ocurrió el 24 de enero que era el día en que nosotros teníamos que responder. Recibí llamados del director de Control, el alcalde Rivera también me llamó, siempre acostumbrado a dar instrucciones netamente por teléfono donde no quedara ninguna evidencia de lo que estaba ordenando. Recuerdo sus frases como ‘necesito que lo haga inmediatamente’, que no tenía ni cinco minutos para demorarme porque ellos se tenían que traer la documentación a Talca. En ese mismo momento yo por teléfono respondí que no, que no lo iba a hacer porque no tenía ningún respaldo. Él respondió que no sabía cómo, pero necesitaba que lo hiciera. Espero que se haga justicia. Yo soy profesional de la administración pública y quizás lo que yo estoy pasando, sabía que me podía pasar. Pero dentro del municipio hay gente que no sabe y que igual se deja llevar por esas instrucciones tan duras que te obligan a hacer lo que ellos están pidiendo si no quieres perder el trabajo”, detalló la administradora púbica.

La concejala Natalia Ramírez agregó que hasta el día de hoy la funcionaria está siendo violentada con la retención de su sueldo y la falta de tramitación de su contrato anual, procedimientos bajo la responsabilidad del alcalde Roberto Rivera y su equipo de asesores.

“La funcionaria se encuentra con licencia médica producto del hostigamiento que tuvo que pasar no solamente por parte del alcalde, sino que también de algún directivo, como lo cuenta en el expediente que entrega en la Contraloría. No le han pagado su sueldo del mes de enero, sus cotizaciones legales. Su contrato de trabajo fue firmado por ella, se envió al municipio con número de decreto y no ha sido firmado por el alcalde. No tenemos mayor información, yo pedí en concejo esta información al alcalde y nunca me la entregó. Ayer tuvimos un (nuevo) concejo en que era muy importante hacer esta consulta y el alcalde no se presentó nuevamente. Venir a la Contraloría es marcar lo que está pasando y darle todo el respaldo a Javiera. NO ha habido respuesta (por parte del alcalde), pueden buscar las actas de concejo donde incluso la comisión de Educación le preguntó al alcalde el caso de Javiera y él no tuvo respuesta”, planteó Natalia Ramírez.

Primera Fuente