Nacional

Increíble pesadilla vive familia Viñamarina: Padre llegó al Hospital por enfermedad al hígado, se contagió de Coronavirus y al morir entregaron el cuerpo cambiado

Un hombre de 90 años, con una enfermedad en su hígado, estuvo internado 10 días en el hospital Dr. Gustavo Fricke, lugar donde se contagió de coronavirus. Tras una cadena de errores, ahora en el hospital de Quilpué, el paciente falleció, pero cuerpo entregado era el de otro difunto.

Una verdadera pesadilla es la que ha vivido desde hace casi un mes una familia de Viña del Mar, luego que una cadena de errores -o lisa y llanamente negligencia- se tradujera en la muerte del padre de familia, un hombre de 90 años que residía en el sector de Villa Dulce, lugar donde su esposa e hijos permanecen aún consternados tratando de asimilar todo lo ocurrido.

Todo comenzó en abril cuando, producto de una enfermedad al hígado, Rolando Castro acudió al hospital Dr. Gustavo Fricke para que la trataran. Así fue como en cosa de días, el adulto mayor fue operado tres veces, de forma endoscópica, resultando con una infección debido a un error relacionado a la ingesta de un antibiótico, que fue sugerido de forma oral cuando debió haber sido suministrado de forma intravenosa, según relató a Puranoticia.cl su hijo, Andrés Castro.

DEL FRICKE AL HOSPITAL DE QUILPUÉ

Esta situación originó que el hombre de 90 años quedara hospitalizado, recibiendo visitas día por medio, situación que su familia -dentro de todo- consideró como “algo normal”. Si bien, desde el centro asistencial viñamarino les indicaron que a los 15 días podría recibir el alta de este tratamiento, a los 10 días llaman a Adriana, la esposa, una mujer de 68 años, a quien le señalan que ya estaba de alta. Antes de alcanzar a digerir esta información e iniciar el procedimiento para ir a buscarlo, la esposa recibe otra llamada diciéndole que habían cometido un error y que el paciente no estaba de alta, sino que había sido trasladado al hospital de Quilpué. Esto, sin dar mayores antecedentes de los motivos de esta decisión.

Cabe señalar que este traslado del paciente, efectuado el sábado 2 de mayo, coincidió con la confirmación del brote de Covid-19 al interior del hospital base viñamarino, situación que ese momento tenía a seis funcionarios contagiados y a otros 23 trabajadores en cuarentena preventiva.

Imagen foto_00000002

Lejos de acabar ahí los problemas para esta familia, pareciera que el cambio de centro asistencial significó la renovación de sus complicaciones, pues la desinformación, noticias cruzadas y desconocimiento fueron la tónica en torno a la condición real de Rolando Castro. “Está estable dentro de lo delicado por el tratamiento con antibióticos”, fue la respuesta que más se repetía entre los seis médicos diferentes que trataron a su padre, según relató a este medio su hijo.

Conforme avanzaban los días, los familiares directos del paciente hospitalizado se enteraron que estaba grave debido a la infección en el hígado. Pese a esta información, las enfermeras le facilitaron a los seres queridos tener contacto por medio de videollamadas, momento en que Andrés Castro se percata que su padre estaba conectado a oxígeno. Si bien, esto le pareció “extraño”, lo cierto es que rápidamente lo dejó en el pasado puesto que al siguiente día vio a su padre de buen semblante, respondiendo las preguntas, lúcido y sin conexión nasal a oxígeno.

SÍNTOMAS DE COVID-19

Por ello, grande fue la sorpresa cuando al día siguiente, el domingo 10 de mayo, lo llaman diciéndole que debían ir al hospital de Quilpué debido a que su padre presentaba claros síntomas de haberse contagiado con coronavirus Covid-19. “Tiene pulmonía, alto requerimiento de oxígeno y le quedan pocas horas. Deben tomar la decisión de si lo pasan a ventilador mecánico, se entuba y se da coma inducido y lo más probable es que los efectos después de eso sean muy negativos”, fue lo que le expresaron desde el recinto médico de la Ciudad del Sol.

En resumen, la información entregada fue que Rolando Castro se contagió al interior del hospital Dr. Gustavo Fricke, en medio de una cirugía, y que fue éste el verdadero motivo del traslado al recinto de Quilpué.

Tras decidir no entubarlo y que falleciera cuando presentara complicaciones naturales, la doctora que les comunicó esta información les dijo que le habían realizado el examen de PCR por Covid-19, del cual estaban a la espera de los resultados. Completamente en vilo esta familia, pasó una semana sin novedad alguna, razón por la que este lunes 18 de mayo decidieron consultar ellos mismos a la Seremi de Salud, que les confirmó que el examen arrojó positivo.

Imagen foto_00000003

LA CONFIRMACIÓN Y LA DESINFORMACIÓN

A los minutos de haber recibido este fuerte “golpe”, Andrés Castro vuelve al hospital de Quilpué a hablar con un doctor, quien le aseguró que hasta el momento no tenían los resultados del examen de PCR. Luego sostuvo una reunión con el subdirector del recinto médico, cita de la que concluyó que “yo tenía más información de la que él tenía”, ya que le confirmó que efectivamente tenía Covid-19, y que dichos resultados llegaron cuatro días atrás.

Durante las horas siguientes, el paciente fue deteriorando en su estado de salud, hasta que la tarde de este miércoles 20 de mayo le confirman su fallecimiento, por “neumonía asociada a Covid-19” según contó a Puranoticia.cl la nuera del víctima, Alejandra Santis. Pese a las complicaciones generadas por la lluvia y el frío de este miércoles, la familia acudió al centro asistencial de Quilpué para seguir el protocolo establecido. Sin embargo, la entrega de los documentos de defunción no se los entregaron a tiempo, el cementerio había cerrado sus puertas y ya no podían recibir el cuerpo de don Rolando.

LA GUINDA DE LA TORTA: CUERPOS CAMBIADOS

Este jueves 21 de mayo, a eso de las 11:15 horas, los Castro logran retirar el cuerpo del padre de familia, el cual trasladaron rápidamente al cementerio de Belloto donde, cumpliendo los protocolos sanitarios establecidos, le dieron el último adiós y lo enterraron. Los siete asistentes al camposanto, que siguieron la ceremonia casi desde la entrada del mismo, comenzaban a retirarse, con toda su pena a cuesta, cuando desde la funeraria le comunican lo impensado: el cuerpo entregado era el de otro difunto.

Con toda la rabia de este momento, Andrés Castro llega al hospital, exigiendo explicaciones, las que sólo se las entregó el jefe de Urgencias, puesto que este jueves, día feriado, no había otra autoridad en el centro asistencial. “Lo único que puedo hacer es pedirle las disculpas correspondientes, usted puede hacer las acciones que estime conveniente”, fue la respuesta que este profesional -que “se portó un siete”, según dijo- le entregó, antes de llevarlo a una sala a reconocer el cuerpo de su padre.

Luego de cumplido el entierro, de la forma más digna posible según los protocolos establecidos, Andrés Castro relató a Puranoticia.cl que “han pasado las horas y nadie del hospital de Quilpué me ha llamado. Ahí dije que iba a hacer público este caso. Hablé con abogados y me gustaría que no le pasara a nadie más, a ninguna otra persona”.

Imagen foto_00000010

ACCIONES LEGALES

“Yo espero que se aclare la situación, que se contacten con nosotros, porque nuestra actitud fue siempre de buscar la explicación (…) Lo que quiero es transparencia en lo sucedido. Conocer la explicación del hospital. Quién va a pagar por todo esto que ha ocurrido con mi papá respecto de la primera vez que lo desauciaron, por qué tiene mi mamá pasar por esto, por qué pasó esto del traslado de los cuerpos cambiados“, explicó el hijo de la víctima.

En lo inmediato, un abogado se contactó con Andrés Castro, quien comenzó a recopilar todos los antecedentes necesarios para entablar una demanda, la cual será dividida en tres partes, según comentó: la primera, contra el Servicio de Salud Viña del Mar – Quillota (responsable del hospital Dr. Gustavo Fricke y de Quilpué); la segunda, relacionada a la esperanza de vida que tenía en el centro médico viñamarino, ya que estaba esperando el alta y terminó contagiado con la pandemia; y tercero, por la falta de información y cambios de cuerpo en el establecimiento de la Ciudad del Sol.

Lo cierto es que fueron semanas duras para la familia, la que pese a todo logró sepultar lo más dignamente posible a Rolando Castro, de 90 años, una nueva víctima de la epidemia que ha paralizado al mundo entero, y que en la región de Valparaíso, que vive su época más oscura de la misma, ya ha cobrado la vida de 38 personas.

PURANOTICIA

Los Tejos
Los Tejos Portaldisc

Lo más Leído

To Top
Denuncias o Información