Deportes

Un día 17 de Junio de 1962 se jugó la final del mundial hecho en Chile.

Vistos

“Porque no tenemos nada, queremos hacerlo todo”, esta frase es de oro, en esta versión planetaria. La Copa Mundial de 1962 debía ser organizada por un país sudamericano. Pese a no contar con las condiciones óptimas, la presentación que hizo el representante chileno Carlos Dittborn ante la FIFA significó que Chile fuera seleccionado para organizar el torneo, que se realizó sorteando una serie de contratiempos.

La final de la Copa Mundial de Fútbol de 1962 se disputó el 17 de junio de 1962 en el Estadio Nacional de Santiago, Chile. Los dos ganadores de los partidos de semifinales, Brasil y Checoslovaquia, se enfrentaron en un único partido de 90 minutos el cual terminó ganando Brasil por 3:1, convirtiéndose así en Campeón Mundial por segunda vez en su historia.

Chile llegó a ser el equipo firme y seguro que se consagró Tercero en dicho campeonato. Esto generó una gran alegría en el país y una algarabía digna de una hazaña épica. El himno de esta fiesta del fútbol se bailó y disfrutó al son de la banda “The Ramblers”, con rock and roll, como era lógico en esa era.

 Las formaciones de los finalistas fueron las siguientes:

En dicho tiempo los balones eran de cuero, firmes y duros. El juego era más rudo y el roce más intenso.

Otras reglas del juego que han ido evolucionando, son parte de la modificación del fútbol.

Chile estuvo a la altura de desarrollar un mundial en aquella época. Contando en aquellos años con jugadores que se dispusieron a lograr poner al balón pie nacional lo más alto posible, y vaya que si lo hicieron.

Durante años Chile no sabía de sabores dulces en eliminatorias, o en certámenes futbolisticos. Hemos sabido de penas y castigos, hasta que un día Chile comenzó a generar futbolistas de gran nivel que nos han permitido obtener 2 copas América y diversas alegrías.

El desarrollo del Campeonato Mundial de Fútbol se realizó entre el 30 de mayo y 17 de junio de 1962. A la final pasó Brasil y Checoslovaquia, mientras Chile y Yugoslavia disputaron el tercer lugar. La tarde del 17 de junio de 1962 Brasil obtenía la Copa Jules Rimet al vencer por tres goles a uno a su rival. Un día antes, la notable actuación de la selección chilena le permitió obtener el tercer puesto del campeonato mundial, al vencer a Yugoslavia por un gol a cero en un Estadio Nacional repleto de gente.

El evento deportivo constituyó una gran fiesta para la sociedad chilena. Se organizaron barras, se compusieron canciones y la televisión hizo su aparición por primera vez en forma masiva al transmitir los partidos en directo, los que fueron vistos por miles de chilenos en las calles donde se instalaron televisores. De esta forma se dejaba atrás la tragedia del terremoto y el país le hacía honor a la frase de Carlos Dittborn: ¡Porque no tenemos nada, queremos hacerlo todo!

 

 

Primera Fuente