El ministro del Interior, Andrés Chadwick, volvió a centrar su discurso en la seguridad pública y esquivó el fondo de las manifestaciones en Santiago y en las principales ciudades del país.

El secretario de Estado, sin entregar pruebas concretas, acusó que hay un plan de grupos violentistas “para ir causando daño a la ciudadanía en aspectos esenciales para desarrollar la vida cotidiana”.

Chadwick interpretó que la sucesión de hechos son evidencia suficiente para sostener la tesis del oficialismo. Según él, todo partió el viernes con los ataques al transporte público y siguió durante el fin de semana con “incendios y saqueos a supermercados y comercios”.

“Yo decía ayer que no podíamos tener la ingenuidad de que no había una acción que pudiese estar vinculada y organizada en algunos de estos sectores de delincuentes o violentistas y resulta bastante evidente con lo que ha pasado los últimos días”, dijo.

Chadwick dijo que en el Gobierno “lamentan” las muertas y aseguró que aquellas ocurridos en incidentes con carabineros o fuerzas militares son investigadas.

Al ser consultado sobre los abusos, el ministro habló de las indagatorios y seguido agregó que “estamos en una situación extraordinariamente especial, en donde se tiene que buscar la seguridad y el control del orden público y así como se debe investigar, (también) nuestro respaldo a Carabineros y Fuerzas Armadas cuando están cumpliendo su deber”.

Sobre la “guerra” de la que habló el presidente Sebastián Piñera, el ministro del Interior dijo que es “una expresión que demuestra la autoridad y la decisión con la cual nosottros queremos combatir ese vandalismo y dar seguridad y tranquilidad”.

“La guerra, lamentablemente, la están haciendo a través de esos grupos vandálicos que hemos visto actuar”, afirmó.