El ministro de Defensa, Alberto Espina, hizo un duro diagnóstico de la situación de Carabineros en la crisis social que vive el país y reconoció que la institución policial, pese a que no depende de su cartera, está “absolutamente sobrepasada y colapsada” frente a los hechos de violencia.

“La situación que está viviendo el país es extremadamente crítica en materia de seguridad, se está llegando a niveles de violencia que no se registraban en Chile desde el retorno a la democracia“, aseguró.

Fustigó los “asaltos, saqueos, enfrentamientos en la calle entre ciudadanos”, hechos que tienen a “policías y carabineros absolutamente sobrepasados y desbordados“.

En ese sentido, Espina alertó que “no va a haber ni va a subsistir (…) bajo ninguna circunstancia (…) ningún acuerdo de otra naturaleza si no hay respeto al orden público y mínima garantía de que no se produzcan saqueos, ataques, como se están produciendo permanentemente con una destrucción gigantesca”.

El secretario de Estado expuso ante la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados ala que fue citado para dar cuenta de la situación de las Fuerzas Armadas, luego de que éstas emitieran un comunicado conjunto rechazando el informe de Amnistía Internacional, que acusó “ataques generalizados” de las fuerzas de seguridad “con la intención de dañar y castigar a la población que se manifiesta”.

Dicha publicación del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea generaron cuestionamientos por una presunta “deliberación”, lo que iría en contra de su definición de “no deliberantes” establecida en la Constitución. Aquel planteamiento fue desestimado por Espina la semana pasada, que aseguró haber visado el comunicado y respaldó el “pleno derecho” de las FF.AA. a “defenderse” ante un “ataque de esa magnitud”.