Internacional

Chile se encuentra entre los primeros 5 países exportadores de vino

Vistos

La popularidad del vino chileno en los mercados internacionales continúa siendo una constante: en 2018, Chile fue el quinto país del mundo con mayor exportación de vino, por detrás de gigantes como Francia, Italia, España y Australia, y concentrando un 5,3% del total de exportaciones mundiales de esta bebida, lo que representa un mercado de 2 millones de dólares.

 

Si bien la trayectoria de Chile como exportador de vinos comenzó en los años 90, la historia de sus viñedos comienza en el siglo XVI, y la bebida se produce de manera regular en el país desde el año XIX. Es a finales del siglo veinte cuando la larga tradición vitivinícola chilena comienza a abrirse paso en los mercados internacionales gracias a la creación de lazos comerciales con viñedos estadounidenses y franceses, hasta posicionar al país como el primer exportador de América y del hemisferio sur. Vinos chilenos han sido galardonados a lo largo de los años, como fue el caso del Marqués de Casa Concha de la viña Concha y Toro 2014, elegido por The Independent como el mejor Cabernet Sauvignon del mundo.

 

La zona central del país (Maipo, Maule, Colchagua, Valle de Limarí, Curicó) concentra los viñedos más reconocidos, pero encontrar un buen vino chileno, desde los más económicos hasta los más costosos, es una tarea extremadamente fácil en cualquier rincón del país, ya que los vinos más populares, como el Reserva Cabernet Sauvignon, el Syrah o el insigne Carmenere, pueden encontrarse en restaurantes, bares y supermercados, o incluso pedirse a domicilio de Unimarc a través de la plataforma de PedidosYa.

 

La cultura del vino en Chile es profunda y arraigada: el vino aparece en la literatura y en la música, es objeto de catas y degustaciones en todos los festivales y fondas, y hoy día pueden encontrarse incluso servicios de suscripción que entregan a tu puerta una selección de botellas elegida de acuerdo con los gustos del cliente. Desde 2015, cada 4 de septiembre se celebra en el país el Día Nacional del Vino, una festividad que evoca el día en que Pedro de Valdivia pidió “vides y vinos para evangelizar Chile” al Rey Carlos V de España: el 4 de septiembre de 1545, lo que confirma que la tradición vitivinícola de Chile es parte inseparable de su historia y de su patrimonio cultural.

 

Primera Fuente