Esta nota la iniciamos con un chiste de Ciclismo, ahora que estamos en plena Vuelta a España: Este campeonato es un pelotón de ciclistas donde el que se cansa cae muchos puestos y el que está medio rezagado agarra un aire que lo pone muchas posiciones arriba, eso sería como describir el momento, respectivamente, de Curicó y Huachipato. Todo esto mientras un par de kilómetros mas adelante hay un “ciclista escapado”, la Católica.

Cerrando nuestra cuota de referencias, vamos al grano. En Curicó se pensaba tras el histórico triunfo en Macul que una clasificacion a Sudamericana era una posibilidad casi inminente, pero la humillante derrota en La Granja ante Iquique volvió a desatar el pesimismo en las huestes torteras, y el DT planeaba numerosos cambios tácticos para presentarlos en su periplo en Higueras. Mientras tanto en Huachipato se creía hace un par de meses que era candidato fijo al descenso, tras la penosa era Larcamón, el paraguayo Florentín tomó el fierro caliente y le dió a los negriazules un orden renovador que lo tiene de una en puestos de vanguardia, y eso se reflejó en la Fortaleza de Acero, en una fresca noche en el cerro Higueras.

El 4-4-2 plano que presentó Giovagnoli en desmedro del 4-2-3-1, con Suarez y Cortés de Extremos, Bustamante de 8 y Jaime acompañando a Viruta, simplemente fracasó desde el minuto 1. Los de Florentín simplemente pasaron por encima a los curicanos, con agentes ofensivos muy peligrosos como Javier Altamirano, Cris Martinez y Juan Sanchez Sotelo, hicieron lucirse en varias ocasiones a Deschamps. Mientras los Curicanos simplemente no respondían en ataque y por momentos el golero local Castellon se aburría. Cuando parecia que Curicó sobrevivía al huracan acerero, la muralla defensiva se rompió al 38, Mario Parra perdió la marca y Sanchez logro por fin batir a Deschamps, era injusto el 0-0 y los metálicos pudieron capitalizar su astucia.

Tras lo mal que termino su apuesta, Giovagnoli decidio volver al esquema habitual y con el ingreso de Espinosa y Cavalleri afrontó el segundo tiempo. El panorama cambió y los albirrojos recuperaron la memoria, claro que Sebastian Jaime volvió a ser lo que era en el primer semestre (sin finiquito) y Diego Vera fue mas incisivo, mas su chance al 69 fue excelentemente repelida por Castellón. Los Acereros si bien no tuvieron mas remedio que poner la flota entera de “Las Galaxias” en su área, igual tuvieron llegadas al arco curicano, con una linea defensiva curicana, otra vez, muy erratica. En el acréscimo final, y tras un tiro libre servido por Sepulveda, Cris Martinez, como buen paraguayo, clava de cabeza el 2-0 definitivo,

5 partidos sin perder acumula Huachipato con este triunfazo y llega a zona Conmebol, los Curicanos empiezan a sentir de cerca el Fantasma con el cuarto partido consecutivo sin ganar, y se viene Catolica. Mas Pesimista imposible, el presente albirrojo.