FOTO: Nelson Altamirano S.

No hay caso, ni con el cambio de técnico pudo solucionarlo, los mismos pecados de siempre. Curicó Unido nuevamente fue ampliamente superado por su rival, y a pesar de las impericias de los atacantes de Everton, la poca respuesta de los curicanos hizo pensar que el empate era demasiado premio. Al Final los ruleteros pudieron conseguir una sufrida victoria que los alejara de la zona roja, a pesar de que los albirrojos pudieron marcar gracias a un grosero error del torpe arbitro Gamboa.

Era el debut de Hugo Vilches en la banca albirroja tras el traumatico despido de Giovagnoli, y se decía que con la llegada del ex DT de Temuco se solucionarian los constantes yerros que cometían los jugadores, pero parece que este plantel no está para milagros. Defensa que hace agua, poca posesión, contención inexistente, mediocampo cortado, los mismos errores de partidos anteriores, hicieron que Curicó no tirara al arco de Campestrini, mientras que Everton desaprovechaba varias chances de gol concedidas por los torteros. Los eficientes Cerato y Madrid dominaban a su antojo el partido, pero Diaz y Arismendi no hacian el resto (los goles).

En el segundo tiempo los curicanos mostraron una leve mejoria en el juego, con la entrada de García y Jaime. Si bien hubo un par de tiros al arco, estos no encontraron destino. Torrente refrescó a los ruleteros con la entrada de Alvaro Ramos, y volvió a buscar el gol, y por fin, al 68, tras un pivoteo de Diaz, el marcador de punta Benjamin Berrios lograba abrir la lata albirroja. Justicia en el placar.

7 minutos despues, Maxi Cerato se iba solo en demanda del arco de Deschamps, y es derribado en el área por Saavedra. El juez cobra penal y expulsión para el lateral visitante, y el de Río Gallegos completaba el negocio con un certero penal. Pudieron ser mas goles pero Deschamps evito un par de contragolpes que bien pudieron ser la lápida.

A 3 minutos del acréscimo, el Contención ruletero Freitas se iba a la calle por doble amarilla (Codazo a Vargas), dejando a los Guata Amarilla con 10, el Uruguayo Freitas jugaba gratis luego de que en el primer tiempo debió ser expulsado por una plancha a Cisternas (solo fue sancionado con amarilla). Y Curicó intentaba poner algo de garra entre el nulo fútbol que exhibió. Y en una jugada a balón parado en el 91, Eduardo Gamboa cobra un penal que sólo vió él, a favor de Curicó. Diego Vera, uno de los pocos rescatables junto con Vargas y Deschamps, marca la pena máxima. Mala tarde del referí, ya que a lo anteriormente mencionado, se suma una amarilla mal puesta a Opazo por una inexistente falta cerca del área grande en el primer lapso.

De esta manera, los albirrojos llegan al absurdo de sumar sólo un punto de los ultimos 21 en disputa, con 5 derrotas consecutivas, a 2 puntos sobre el descenso, mientras que Everton respira y trepa al undécimo casillero.