El documento fue presentado ante el Tribunal Constitucional para que evalúe si es posible aplicar el artículo 60 de la Constitución en contra de los 9 integrantes de la bancada comunista, además de los frenteamplistas Gabriel Boric, Gonzalo Winter y Claudia Mix. Son acusados de incitar a la alteración del orden público.

10 diputados oficialistas, entre los que destacan Jorge Alessandri (UDI), Ignacio Urrutia (Partido Republicano) y Camila Flores (RN), solicitaron al Tribunal Constitucional revisar si es posible remover de su cargo a 12 parlamentarios del PC y el FA, acusándolos de incitar a la alteración del orden público en medio de las manifestaciones sociales.

El requerimiento se basa en el artículo 60 de la Constitución, donde se señalan cuáles son las causales de cesación del cargo parlamentario. En este caso, la acción apunta los nueve diputados de la bancada comunista, entre ellos Camila Vallejo, Karol Cariola y Carmen Hertz, además de los frenteamplistas Gabriel Boric, Gonzalo Winter y Claudia Mix.

Según informa El Mercurio, el documento fue redactado por abogados vinculados al Partido Republicano y reúne una serie de mensajes enviados a la ciudadanía por los parlamentarios acusados.

El diputado Urrutia afirmó que dichos mensajes “están llenos de llamados al desorden, a faltar a la ley y a provocar desmanes”, lo que haría posible aplicar el artículo de la Constitución.

“Dadas las declaraciones, llamados a ‘luchar’, tuits en redes sociales y videos que han difundido algunos diputados del PC y el FA, nosotros -que juramos respetar la Constitución cuando asumimos el cargo- queremos preguntarle al TC si, según ellos, estos parlamentarios están infringiendo el artículo 60 o no, y que tome las medidas que estime pertinente”, agregó Alessandri.

Una de las pruebas presentadas es un tuit de la cuenta de diputados del PC sobre las evasiones masivas. “Como bancada del Partido Comunista, respaldamos las llamadas evasiones masivas convocadas y desarrolladas por estudiantes y ciudadanos ante el alza de la tarifa del metro de Santiago. Son acciones legítimas de desobediencia civil, un a expresión de reclamo acumulado ante el aumento continuo del precio de los servicios básicos”, señala el mensaje.

En la acusación también se describe el accionar de Boric en medio de una protesta en Plaza Italia, en la cual encaró a los militares y, según dice el documento, “les hizo muestras de rechazo y les ordenó retirarse”.

Fuente: cnnchile.com