Si bien para cualquier padre el nacimiento de un hijo sea hombre o mujer es una gran alegría, cuando tienen una niña hay una serie de procesos inconscientes que lo hacen más beneficioso.

Según un estudio de la Harvard Business School, los hombre que tiene hijas mujeres experimentan cambios positivos en su comportamiento que los que tienen varones.

Los cambios serían los siguientes:

– Se vuelven más cariñosos: Hablar con el bebé desde el momento de su nacimiento es muy importante, ya que para el padre este acto causa un aumento de testosterona y oxitocina, pero este efecto es aún mayor cuando se tiene una niña porque pasará más tiempo hablándole y tratando de interpretar sus emociones.

Para concluir esto grabaron a más de 50 hombres con sus bebés y se dieron cuenta que los papás de niñas pasaban un 60% de tiempo extra con ellas. Además, pasaron cinco veces más tiempo cantándoles y hablando más abiertamente de sus sentimientos.

“Una hija enseña a un hombre lo que significa ser una niña de una manera que un hermano, esposa o madre no lo hace”, aseguró la psicóloga Emma Citron.

– Viven más: Esto se debería a que las niñas cuidan mejor de sus padres en su vejez, lo que quedó demostrado en un estudio publicado en el American Journal of Human Biology.

 Se vuelven más protectores: Expertos aseguran que los padres de niñas tienden a proteger y defender a otras mujeres, ya que piensan que podría tratarse de su hija.

– Cambian el mundo: Las empresas administradas por ejecutivos con niñas destinaban 13.4 % más de sus ingresos a programas de responsabilidad social corporativa, según una investigación de la Universidad de Miami.

– Son importantes en la felicidad y éxito de las niñas: La Children’s Society determinó que los padres que participaron en la crianza de sus hijas, lograron que las pequeñas desarrollaran mejores relaciones con los demás e incluso aumentaron su autoestima.

Además tener una niña ayuda a los hombres a explorar su lado más sensible y a valorar más a las mujeres