Talca

Choferes de la Línea Abate Molina paralizan por faltas de medidas de protección sanitaria

Vistos

Escaso número de pasajeros también es una preocupación, pues a modo de ejemplo, un conductor recaudó el domingo pasado apenas mil 200 pesos como ganancias en toda su jornada

Si bien el principal llamado de las autoridades y del mundo científico es a quedarse en casa en cuarentena preventiva –mientras se decrete la total- para disminuir los contagios de Covid-19, hay afectados colaterales de esta medida, como lo es el transporte público.

Una, porque la demanda bajó drásticamente y otra, porque los choferes de micros, taxibuses y taxis colectivos, están en la denominada “primera línea”, es decir, deben salir a trabajar para llevar sustento a sus hogares, pero corriendo el riesgo de que uno de sus pasajeros tenga el virus y lo contagie, y él (ella) a su familia.

Esas son las principales inquietudes de los conductores de la Línea Abate Molina, quienes ayer decidieron paralizar su importante función, porque no han recibido los elementos necesarios de protección, vale decir: mascarillas, guantes, aerosol desinfectante, alcohol gel, entre otros que evitarían un potencial contagio de existir el riesgo.

Lejos de eso, ayer quedó al descubierto lo precario de su trabajo, situación que también afecta a la persona encargada de hacer aseo a las máquinas, la cual tampoco cuenta con los implementos necesarios para desarrollar eficientemente su labor.

“NO VAMOS A SALIR A ARRIESGARNOS”

Frente a las circunstancias, José Mesina, en representación de sus colegas de las líneas 3, 3B, 5 y la 7, del paradero ubicado en Villa Francia, comuna de Maule.

“La empresa cuenta con 140 máquinas donde hay algunos choferes y otros empresarios que son choferes también, pero la mayoría somos choferes que tenemos contrato independiente con la empresa. Esa es la disyuntiva. Tenemos tres peticiones básicas que se las hicimos saber al encargado, jefe de servicio. Lo primero es la parte sanitización porque andamos transportando gente y aparte que nosotros tenemos familia. El segundo punto es que nos garanticen el sueldo mínimo, que tenemos por contrato con los diferentes empleadores”, indicó el conductor.

Enfatizó que como a la empresa Abate Molina se le exige mantener los servicios por ser de transporte público, “no estamos desconociendo eso y por lo mismo estamos dando la cara acá. No estamos dejando desvalida a la empresa. Hoy estamos cumpliendo con venir a trabajar, pero no vamos a salir a arriesgarnos nosotros y a nuestras familias, y los mismos pobladores. A las máquinas que trabajaron ayer no se les hizo aseo, por lo mismo se tuvieron que retirar”.

“Nosotros le podemos hacer aseo a las máquinas, pero la empresa no se ha puesto con nada. No tenemos nada de protección. Eso es responsabilidad de los prestadores de servicios que son nuestros empleadores, pero hay una cabeza que es la empresa Abate Molina, y nosotros le prestamos servicio a la empresa, pero la empresa dice que nosotros tenemos que hablar con nuestros patrones, y los que andamos arriesgando nuestras vidas somos nosotros”, afirmó Mesina.
Durante esta jornada retoma los recorridos otro turno, ya que están trabajando –por la emergencia sanitaria- día por medio. “Pero esta movilización queremos prolongarla en el tiempo hasta que se nos dé una solución real”, manifestó.

“NO TENEMOS DERECHO A LA CUARENTENA”

En el paradero de la línea en la Villa Magisterio de Talca, Iván Tapia, chofer, señaló que “nosotros no queremos salir a trabajar por el tema de higiene y lo otro es que estamos ganando poco. Pasa que nosotros no tenemos un sueldo fijo. Ayer (domingo) unos colegas no hicieron nada, ni para el petróleo, uno ganó mil 200 pesos”.

“Por el riesgo que estamos corriendo, mínimo tener un par de guantes y exigimos al menos una mascarilla para el turno y el aseo de las máquinas. Aquí algunos colegas andamos con nuestros propios implementos. Comprar con esos mil 200 pesos que tenemos que llevarnos para la casa, petróleo y elementos de protección y cloro, imagínese cómo andamos con el olor a cloro”, agregó.

“La empresa tiene que cumplir con esta obligación de la sanitización. Pedimos la base de 10 mil pesos diarios, nosotros somos los que no tenemos derecho a la cuarentena, quien transporta a la gente”, indicaron Franklin Soto y Aaron Ríos, conductores de micros.

RESPUESTA DE LA AUTORIDAD SANITARIA

Al respecto, ayer fue consultada la seremi de Salud, Marlenne Durán, quien manifestó desconocer estos hechos y afirmó que no es de su responsabilidad una fiscalización, aunque claramente los hechos tienen relación con medidas de higiene y prevención de contagios de la grave pandemia que afecta al país.

“Por parte del Ministerio de Salud en este minuto no está considerado. Son empresas privadas, así que es importante que ellos lo ven co los dueños o incluso con el Ministerio de Transportes, pero por parte del Ministerio de Salud no está considerado”, afirmó ante una consulta directa en conferencia de prensa ofrecida a través del Facebook de la Intendencia del Maule.

Un dato relevante, al respecto, es que los buses son en Talca y a nivel nacional, el medio de transporte que utilizan de preferencia los adultos mayores y los menores de edad, esto es, de preferencia escolares, es decir, justamente personas del grupo de riesgo de contagios de Coronavirus.

Fuente: Diario El Centro

Primera Fuente