Talca

Arquitecto maulino construyó vivienda que utiliza el sol como fuente de energía

Vistos

Los paneles fotovoltaicos que están emplazados en la parte superior de la casa producen el total de la electricidad que se utiliza para el funcionamiento de los electrodomésticos, la iluminación, calefacción y refrigeración de la vivienda. Un costo de inversión inicial alto pero que espera recuperarse en menos de 8 años y de ahí en adelante tener energía gratis.

Hace 6 meses que Víctor Vásquez junto a su familia están viviendo en casa ZEROe.  Un proyecto sustentable que combina el diseño arquitectónico pasivo y eficiencia energética utilizando el sol como principal fuente de energía.

La iniciativa surgió luego que el arquitecto de la Universidad de Talca realizara un Magister en diseño sustentable en la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda.

“La idea fue replicar ese conocimiento en una vivienda y que mejor fuera la del propio arquitecto. Igual ha sido complicado combinar esto del diseño arquitectónico y la eficiencia energética, pero creo que ese es uno de los objetivos principales de la casa, el combinar el diseño pasivo con todo este conocimiento que existe con la aplicación de tecnologías, la energía solar como motor de calefacción y generación eléctrica y combinarlo con diseñar una casa para una familia real, donde hay niños, personas con requerimientos y que necesitan cumplir y mantener un confort interior”, aseguró el profesional.

La vivienda en la que se encuentra el arquitecto puede ser utilizada como modelo. El diseño varía dependiendo de los requerimientos de las personas, el lugar o ciudad, entre otros aspectos, sin embargo, los principios orientadores son los mismos. En este caso la vivienda cuenta con Living, comedor, 1 cocina, 4 habitaciones, 1 sala de estar y 3 baños. Se caracteriza por su buena orientación, alta aislación térmica en muros cubiertas y ventanas y una preocupación en lograr alto grado de estanqueidad.

Al respecto, la iluminación, refrigeración, calefacción y el uso de electrodomésticos funcionan gracias a los paneles fotovoltaicos que están ubicados en el techo de la casa, los cuales reciben la luz y la convierten en electricidad. Asimismo, la generación de agua caliente también se produce por paneles solares apoyado por un termo eléctrico que funciona también a través de la generación eléctrica de los paneles fotovoltaicos.

“Estimamos que en la casa se van a generar aproximadamente 5 mil kw hora durante el año que es lo necesario para poder satisfacer todas las demandas de iluminación, calefacción en invierno, refrigeración en verano, los hornos para la cocina, el termo eléctrico, en fin, todo lo que se necesita”, señaló Vásquez.

Uno de los aspectos fundamentales es que la casa genera toda la electricidad que ella misma ocupa utilizando la red como batería de almacenamiento en los meses en que la producción supera el consumo como lo es en verano, y la vuelve a tomar en invierno donde el consumo es mucho mayor al que se genera. Si el valor del KWh inyectado a la red fuera pagado al mismo precio que el comprado tendría un costo cero para sus moradores.

“Esta es una inversión inicial alta, sin embargo, ésta se va recuperando con el tiempo. Hay un gran prejuicio que tiene que ver con el tipo de construcciones como estas son muy costosas y quizás muy inabordables, pero, hemos analizado el costo y esta casa ha salido un 15% aproximado más cara que una vivienda normal la cual esperamos recuperarla en 10 años aproximados. Los primeros meses de ocupación de esta casa va a ser la tónica hacia el futuro donde el costo eléctrico puede ser cercano a cero. Nosotros en este momento no estamos pagando electricidad, entonces la inversión (solamente la de los paneles) pensamos que se va a recuperar en 7 u 8 años. Sin embargo, el confort interior que genera y el no estar preocupados de pagar electricidad y tampoco si hay contaminación ambiental, si voy a poder prender la estufa, que estoy contaminando, eso no tiene valor, pero si una importancia en este tiempo donde la contaminación y las consecuencias adversas del calentamiento global se están notando día a día”, agregó.

A fin de año se espera realizar un estudio para determinar cuáles son los mayores consumos dentro de la vivienda.  En la oportunidad se podrá establecer en qué se gasta más y menos y poder tomar acciones para poder seguir aumentando la eficiencia de la casa.

 

Medio ambiente

Los edificios comerciales, residenciales y públicos consumen entre el 30 y el 40% de la energía utilizada a nivel mundial y entre un 25 y un 35% de las emisiones contaminantes de CO2 son emitidas por ellos.

“Al tener generación eléctrica con paneles solares y no hacer uso gas, o de la leña, tenemos cero emisiones de CO2. No hay gases contaminantes que salgan producto de vivir en esta vivienda. Otro aporte tiene que ver con el demostrar que las cosas se pueden hacer y estar convencido de que desde nuestra esfera nosotros podemos aportar en combatir el cambio climático, el calentamiento global, las cosas que están perjudicando a nuestra sociedad”, agregó el arquitecto.

Para mayor información se puede visitar la página zeroe.cl

Primera Fuente