El Presidente Sebastián Piñera presentó este lunes la agenda “antiabusos” que contiene, entre otras medidas, sancionar con penas de cárcel efectiva los llamados delitos de “cuello y corbata”, como las colusiones, cuando se trata de bienes de primera necesidad como los medicamentos o los alimentos.

El paquete de medidas apunta a tres pilares fundamentales, siendo el primero de ellos el “combatir con mayor severidad las colusiones y los abusos en los mercados, los delitos tributarios y el uso de información privilegiada”, a raíz de los “indignantes y sensibles casos de colusión y abusos en mercados tan importantes como el de los medicamentos, el papel higiénico y los pollos”.

En ese aspecto, las principales propuestas son “aumentar las sanciones penales con penas de cárcel efectivas para los delitos de colusión cuando los bienes afectados sean de primera necesidad, como medicamentos o alimentos”, así como incrementar “las sanciones penales y las multas para los delitos tributarios, el uso de información privilegiada y la divulgación de información falsa en los mercados financieros”.

Entre las otras medidas de este pilar está fortalecer la Fiscalía Nacional Económica “con nuevas herramientas para prevenir, investigar y denunciar los carteles y las conductas anticompetitivas, herramientas como el alzamiento del secreto bancario y la protección de las pruebas físicas o digitales de conductas anticompetitivas”.

Además, buscará crear la figura del “denunciante anónimo“, para que “cualquier ciudadano, en forma anónima o con identidad protegida, pueda denunciar actos de colusión o delitos en el sector público o privado”; y también, establecer que “las empresas que vendan productos al Estado informen en forma transparente la identidad de sus dueños personas naturales”.

“De esta manera, al igual como lo estamos haciendo con los delitos violentos, vamos a incrementar las sanciones a los denominados ‘delitos de cuello y corbata’“, subrayó el jefe de Estado en cadena nacional.

Protección de los derechos de los consumidores y los trabajadores

El segundo se basa en una “poderosa agenda Pro Consumidor”, que incluye, como primera medida, “terminar con la letra chica en los contratos de adhesión, a través de una plataforma digital en Sernac que va a permitir a los consumidores poner término a los contratos que no deseen mantener, con la misma facilidad con que los adquirieron”.

Otras propuestas son establecer un sistema de consulta en línea “para que todos los ciudadanos puedan conocer los seguros que mantienen vigentes y cancelar los seguros desconocidos o no deseados”; y ordenar que los términos y condiciones del comercio electrónico se conozcan “en forma simple y transparente”, junto con “prohibir todo abuso y todo cobro de comisiones que no correspondan a prestaciones efectivas”.

La agenda en este aspecto busca avanzar en transparentar la venta de textos escolares, “para que los apoderados tengan todas las opciones y para comprar los textos más económicos para sus hijos”; eliminar trámites notariales innecesarios, establecer las operaciones y trámites que deberán ser prestados digitalmente para facilitarles la vida a los ciudadanos y reducir los cobros de los Conservadores de Bienes Raíces, entre otras medidas.

El tercer y último eje de la agenda apunta a mejorar la protección de los derechos de los trabajadores, “especialmente durante estos tiempos difíciles”, marco en el cual, adelantó Piñera, “vamos a anunciar prontamente una agenda que incluye una modernización profunda de la Dirección del Trabajo“.

Esta futura reforma “va a incorporar tecnología digital para facilitar la relación entre los trabajadores, los empleadores y la Dirección del Trabajo, y va a promover la mediación voluntaria entre trabajadores y empleadores por parte de la Dirección del Trabajo, para facilitar los acuerdos y encontrar las soluciones”.