La ANFP se mueve después de la protestas que rodearon al fútbol chileno durante la última semana. El presidente del ente de Quilín, Sebastián Moreno, confirmó nuevas medidas de seguridad para apoyar a los clubes ante posibles nuevas manifestaciones.

En conferencia de prensa, el timonel explicó: “Contaremos con una unidad centralizada de seguridad y operaciones de estadios en la ANFP, que será dependiente de la gerencia de Ligas Profesionales. Esta unidad tiene por objeto fundamental prestar una colaboración directa en logística y seguridad a todos nuestros clubes y, por supuesto, en aquellos focos en que se desarrollen los hechos de violencia”.

“Tendremos una central de monitoreo en la ANFP para todos los partidos que se desarrollen en el fútbol nacional, con el objeto de agilizar las decisiones y poder entregar una mirada externa, aparte de nuestros apoderados que estarán en los estadios. Esta central revisará con los clubes cuales son los puntos débiles en seguridad para realizar las mejores que necesiten los distintos estadios”, complementó.

Además, Moreno se refirió a las nuevas herramientas que se utilizarán en los estadios: “Implementaremos nuevas tecnologías como el examen de reconocimiento facial o análisis biométrico que ha dado muy buenos resultados en otros países. Contamos con la colaboración directa de Conmebol para sacar este proyecto adelante lo más pronto posible”.

Finalmente, el mandamás lamentó el último partido de la Universidad de Chile ante Inter por Copa Libertadores, donde un grupo de hinchas comenzó un incendio en la galería sur del Estado Nacional, lo que obligó a club a cerrar dicho sector del recinto.

“Una medida lamentable que no dice relación con la gran cantidad de personas que asisten a la galería sur y no hicieron nada, acá pagan justos por pecadores. Lamentablemente es el costo que hay que pagar para tomar el control. La intención de Universidad de Chile no es estigmatizar”, concluyó.