CuricoRegional

380 familias y sus hijos son apoyados en crianza positiva gracias a programa de Desarrollo Social y Familia

Vistos

El programa Triple P se enmarca dentro del subsistema Chile Crece Contigo, y tiene por objetivo incentivar la parentalidad positiva y reducir los problemas de conducta en los niños.

TENO.- Hasta el sector de La Montaña de Teno llegó el seremi de Desarrollo Social y Familia, Felipe Valdovinos, para conocer a la familia de Karina Alvear, compuesta por su pareja y sus dos hijos, quienes son parte de los 380 hogares que forman parte del programa Triple P del Ministerio de Desarrollo Social y Familia.

Junto al gobernador de Curicó, Roberto González, y la alcaldesa de Teno, Sandra Valenzuela, quisieron conocer la evaluación de Karina respecto al apoyo que está recibiendo por parte de la iniciativa, que tiene como principal objetivo potenciar la parentalidad positiva y el apoyo a la crianza en familias de mayor complejidad psicosocial, donde se aborda la prevención del maltrato infantil, la reducción de problemas socioemocionales y de conductas a través la metodología Triple P.

El seremi Valdovinos comentó que “para nuestro Gobierno la familia es un pilar fundamental y este programa busca apoyar a los hogares donde los niños presentan algún tipo de dificultades, como por ejemplo de conducta, donde nosotros a través de profesionales especializados trabajamos con sus padres o tutores para que puedan enfrentar la situación de la mejor forma posible, como en la entrega de afecto  o la forma en que se entregan las instrucciones, y así evitar algunos problemas como el maltrato infantil”.

Por su parte, el gobernador González añadió que “el Presidente Sebastián Piñera nos ha dicho ‘los niños primero’ y hoy hemos visto en terreno el trabajo que ha realizado el Ministerio de Desarrollo Social y Familia junto a la Municipalidad de Teno por las familias y niños de la comuna con la ejecución de este programa que entrega herramientas para mejorar la convivencia familiar del país y por cierto, de nuestra provincia de Curicó”.

Mientras que la alcaldesa de la comuna, Sandra Valenzuela, agradeció “por ser una de las tres comunas de toda la región que contamos con el programa Triple P. Los resultados están a la vista en casos como los de Karina, quien ha dicho que ha podido aprender mucho en materia de crianza gracias al apoyo de los profesionales”.

TRIPLE P

La iniciativa actualmente se ejecuta en las comunas de Talca, Parral y Teno, beneficiando en total a mil 700 familias maulinas.

Dentro de los objetivos específicos, el Triple P contempla la contratación un profesional con dedicación exclusiva para que lidere un plan de implementación local respecto la parentalidad positiva y sus beneficios.

Además, incluye capacitaciones a los profesionales de programas municipales en la metodología para que repliquen la temática con sus usuarios. Paralelo a lo anterior, ejecuta intervenciones masivas, grupales e individuales con las  familias a fin de fortalecer competencias parentales, reducir problemas socioemocionales y conductuales de los niños, así como también prevenir el maltrato infantil.

Los beneficiarios son padres o cuidadores de niños entre cero a nueve años que presenten riesgos biopsicosociales y que consultan por demanda espontánea o son detectadas desde la red Chile Crece Contigo, la Oficina de Protección de Derechos u otros dispositivos comunitarios de alerta temprana.

Todo ello ha tenido muy buenos resultados en Karina, ya que actualmente sus hijos tienen conductas menos agresivas y ella ha mejorado también en la entrega de más afecto y una forma de entregar instrucciones más positivas.

El seremi Valdovinos recalcó que este es un proyecto piloto que forma parte del Acuerdo Nacional por la Infancia. “Se inició en 2019 en doce comunas del país, incluidas las tres de la región, y busca disminuir los altos índices de la violencia psicológica y física hacia los niños que existen a nivel país, donde el 71% de los niños sufre algún tipo de violencia, 26% de ellos violencia física grave, y donde también el 25% de los padres presenta un nivel de estrés límite o requiere de atención clínica”, puntualizó.

Primera Fuente