En el hospital San Camilo, ubicado en la comuna de San Felipe, se confirmó la muerte de una joven de 28 años, que falleció producto de una intoxicación tras ingerir veneno de rana, mezclado presuntamente con alcohol y marihuana.

Así lo indicó la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud de la región de Valparaíso, que a través del seremi Francisco Álvarez señaló que “hemos recibido el aviso del hospital San Camilo de San Felipe, a la unidad de Epidemiología de la Seremi de Salud, de la muerte de una paciente por intoxicación asociada al veneno de una rana que se llama Kambo”.

Cabe señalar que se trata de una rana amazónica, cuyos presuntos resultados terapéuticos se están expandiendo por el mundo, sobre todo en Sudamérica, bajo la promesa de curar todo tipo de enfermedades, en especial del cáncer.

No obstante, expertos señalaron, según consta una publicación de la cadena internacional BBC, que su uso no está comprobado científicamente y que incluso su ingesta podría derivar en la muerte.

La sustancia que secreta la Phyllomedusa bicolor, también conocida como rana kambó o rana mono grande, es altamente tóxica y la usa principalmente para defenderse de los depredadores habituales de su hábitat en países amazónicos como Bolivia, Colombia, Perú, Brasil y Venezuela, entre otros.