En prisión preventiva quedó un hombre de 51 años que afirmó haber tenido relaciones sexuales con su vecina de 13 años, en reiteradas ocasiones. Aseguró que estaba “enamorado” de ella y que los encuentros habrían sido consensuados.

Los abusos habrían estado ocurriendo hace un año, en la comuna maulina de San Clemente, según el relato de la madre de la víctima y los antecedentes reunidos por la Brigada de Delitos Sexuales y Menores (Brisexme) de la PDI, en coordinación con la Fiscalía Regional de Maule.

El imputado por violación declaró voluntariamente ante el personal policial, donde sostuvo que entre ambos existía una presunta relación sentimental que -según su versión- habría contado con la autorización de la madre de la menor.

Consentimiento

Asimismo, añadió que consume drogas y que estuvo internado en un centro de rehabilitación, en las cercanías de la capital del Maule. Afirmó que la niña lo trataba como si fuera “su héroe” y que las relaciones sexuales fueron “consentidas”.

La fiscal Loreto Escobar explicó, ante el Juzgado de Garantía de Talca, que el peritaje sexológico del Servicio Médico Legal (SML) acreditó actividad sexual de la víctima, pero sin evidencia de lesiones atribuibles a violencia o intimidación.

En la entrevista con la Unidad de Atención a Víctimas de la Fiscalía, el relato de la adolescente fue similar al del imputado: las relaciones habrían sido consentidas. Indicó que ella se escapaba en las noches, cruzaba la calle y acudía a la casa del imputado.

La menor señaló que tuvo al menos seis encuentros sexuales con el detenido en 2018. El primero en el patio de la casa de su madre y el resto en la vivienda de su vecino. Por otra parte, cuando le reveló a su madre la relación, ésta reaccionó con enojo, según contó.

La madre, al ser interrogada por la PDI, habría confirmado que en una ocasión, la niña se arrancó de la casa y que a la mañana siguiente fue el propio imputado quien la fue a dejar de la mano. La mujer amenazó con denunciar al hombre y llevar a la adolescente al consultorio.

Prisión preventiva

En la audiencia, la fiscal subrayó que, de haber o no violencia, no existe diferencia cuando se trata de un adulto que tiene una relación sexual con una menor de edad. Estos hechos son calificados como violación contra menor de 14 años y sancionados con pena de cárcel, por lo que existe peligro de fuga del detenido.

El juez coincidió con el criterio de la fiscal y decretó prisión preventiva durante tres meses, hasta que termine la investigación.

Fuente: Diario El Centro